¿Por qué Big Brother ha sido un fracaso?

Quisiera empezar mi columna preguntándoles, ¿cuántos de ustedes vieron la primera emisión de Big Brother en 2002? Seguramente muchos, pero que tal ahora, ¿eres un fiel seguidor del programa? Imagino que no.

En el 2002, no teníamos mucho acceso a Internet, no existían las redes sociales por lo tanto el único entretenimiento que teníamos era el que nos querían dar las televisoras o canales de paga por televisión. Nuestra variedad de contenido era muy limitada en ese entonces.

En aquél tiempo, teníamos a Azalia, la mujer más “ruda” del momento, a todos nos impactaba su manera de ser. También recordemos a La Chiva, quien era de las más guapas y extrovertidas dentro de la casa, ¡y como olvidar al famoso Pato! Hoy en día, con el acceso a tanto contenido, tenemos muchos más personajes de ese tipo cambiando de un día para el otro y creando mayor impacto.

El público que veía hace trece años el programa, eran jóvenes entre los 13 a 35 años, y lo veíamos por morbo porque en ese tiempo era lo más arriesgado que había, ¡era el primer reality show en México! El público al que va dirigido 13 años después es el mismo pero lo que no entendió Televisa es que el público cambió y no es igual.

Hemos visto que se quisieron “actualizar” y tenemos un minuto a minuto en Twitter, contenido en Facebook y fotografías en Instagram, entre otros. El problema es que nunca existió una estrategia bien elaborada en medios digitales desde el principio, por ende no ha conectado con la audiencia.

Un ejemplo claro de una buena estrategia previa a un lanzamiento fue la de la familia Alazraki y Warner, quienes lo supieron hacer muy bien antes de lanzar su famosa película “Nosotros los nobles”. Lograron que los personajes tuvieran una fuerte identidad y conectarán con la audiencia en redes sociales. Al ya tener una conexión con el público y contar con un buen producto, tuvieron un éxito rotundo tanto que hoy en día esos perfiles se siguen alimentando.

Big Brother pudo hacer lo mismo, los habitantes hubieran conectado con el público previamente y tendrían la expectativa necesaria para querer verlo en televisión. Esto también hubiera ayudado a anticipar si las personas elegidas para entrar a la casa de Big Brother eran afines al público o no y así ajustar a tiempo a los habitantes antes de lanzar a televisión nacional. El tenerlo en secreto le salió muy caro.

Adela Micha dijo “A mí me han dicho lo opuesto, que vamos bien. Obviamente no podemos esperar los números de rating que tuvo la primera edición del Big Brother porque eso fue hace ¿cuánto? 10, 12 años y aquel fue el primer reality show” Sin embargo, ¡no hay pretextos!, yo creo que al haber pasado 13 años, teniendo un público a la expectativa y realizando una buena estrategia de marketing dirigida al público actual, utilizando herramientas digitales, hubieran repetido el éxito.

Al parecer, muchas personas aún no entienden la importancia de Internet y de todo lo que se puede lograr o anticipar gracias a la comunicación bidireccional con tu público. Si la usas de la manera correcta te puede dar muchos casos de éxito.

“Si uno no cambia y no evoluciona, termina por dejar de pensar”

Nos estamos leyendo, pueden seguirme también en @lunadiego, ¡hasta la próxima!