Ante un entorno vial complicado como el caracteriza a la Ciudad de México, la bicicleta se ha convertido en uno de los medios de transporte más utilizado por las personas. De esta manera, empresas como Mobike buscaron aterrizar en la capital del país para aprovechar el mercado recientemente formado.

Para entender el potencial del mercado, basta con reconocer que, de acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México, cerca de 15.62 millones de personas transitan cotidianamente por la Ciudad de México, de las cuales 340 mil utilizan bicicleta de forma regular para trasladarse a diversos puntos.

Adiós al negocio

Esta tendencia que no ha hecho más que crecer con el paso del tiempo, ha permitido que algunas empresas encuentren un nicho interesante de mercado, en donde aquellas que emulan el modelo implementado por Ecobici (renta de bicicletas en espacios públicos) han ganado especial relevancia encabezadas por firmas como Mobike.

No obstante, ahora esta marca ha perdido el permiso para operar en la Ciudad de México después de que se incumpliera en el pago de la contraprestación que voluntariamente la firma china ofertó.

La noticia fue dada por la Secretaría de Movilidad (Semovi), organismo que puntualizó que Mobile ofreció al gobierno capitalino pagar 6 millones 240 mil pesos para operar cerca de 2 mil 400 bicicletas.

DE esta manera, a decir de la dependencia, la compañía oriental participó en la primera fase del proceso para el otorgamiento de un permiso anual, en la que entregó un Manifiesto en el que aseguró que contaba con la solvencia económica para la prestación del servicio. En un asegunda etapa, Mobile presentó una oferta por 6 millones 240 mil pesos para operar con 2 mil 400 unidades en la ciudad, es decir 2 mil 600 pesos anuales por unidad en servicio, aún cuando el montó mínimo establecido por la Semovi era de mil 005 pesos por unidad.

Aún cuando existió un amparo para ampliar el plazo para cumplir con la contraprestación, la marca no efectuó dicho pago, con lo que  no podrá operar pues no se le otorgará un permiso anual.

De esta manera, “las bicicletas de Mobike dejarán de operar en la Ciudad de México hasta que se cubra el total de unidades de otras empresas que requiere la ciudad (4,800)”, destacó el titular de la dependencia, Andrés Lajous, quien además en su cuenta de Twitter aseguró que “paradójicamente, incluso con la salida de Mobike, van a haber más bicicletas de servicio compartido sin anclaje que las que hay hoy, y las que había autorizado la administración pasada”.