• Los 329 mercados públicos de la ciudad seguirán trabajando sin importar si se entra en fase 3 de contingencia.

  • El sector de los mercados ya está trabajando para formular estructuras donde se implique la entrega a domicilio.

  • Según el INEGI el 56.2 por ciento de los mexicanos trabajan en el sector informal.

Desde la llegada del coronavirus a México, a finales de febrero, éste no ha hecho otra cosa más que acelerar cambios. Desde su llegada el mercado ha cambiado, las condiciones laborales también lo han hecho, prácticamente gran parte de la ciudad se ha pausado y el sector más afectados es el comercio.

Y aunque la orden general del gobiernos federal ha indicado que todas las personas deben estar en cuarentena la realidad es que no todas pueden decidir entrar en esa dinámica, en el grueso del ecosistema económico mexicano hay personas que trabajan bajo un régimen que no les permite entrar en la cuarentena y día a día tienen que arriesgar su integridad para seguir ingresando dinero. Uno de esos sectores es el de los mercados públicos y tianguis de la ciudad.

Mercados de la ciudad sin cerrar

El director general de Abasto, Comercio y Distribución de la Ciudad de México, Gabriel Leyva, anunció frente al medio Animal Político que la estrategia del sector es mantenerse laborando durante la cuarentena por la pandemia del coronavirus.

El proyecto trazado para la contingencia implica el seguir laborando aunque el país entre a una fase 3, el cambio en el que se verá obligado este sector económico es en apostar por las entregas a domicilio. La fase 3 implicará restricciones aún más radicales donde quedará prohibido salir de casa, la cual está prevista para mita de abril. Ante esto los 329 mercados de la ciudad tendrán que cambiar su formato de negocio, por uno donde implique estas inconveniencias.

Según lo dicho por el director, la red de mercados público está conformado por 72 mil locatarios, y éste da empleo a aproximadamente 250 mil personas.

Nueva forma de negocios

El coronavirus ya ha marcado esa línea casi necesaria en el escenario, la de adaptarse a las nuevas exigencias o morir con la misma fórmula. El mercado ha sido un concepto que no se había modificado desde tiempos muy pasados. Hasta ahora parece exigido en cambiar su dinámica, en diseñar una estructura que implique las entregas a domicilio. La Dirección General de Abasto ya trabaja en diseñar un concepto de mercado que implique la entrega a domicilio.

Según lo dicho por Gabriel Leyva, este proyecto intenta adelantarse al escenario 3, y detalló que se trabaja a marcha forzada pues aún faltan algunos mercados en sumarse a esta iniciativa. Hasta ahora no se ha detallado cómo será la manera de pedidos y de entregas, esta estrategia contempla muchas opciones y no descarta nada, desde llamadas por teléfono o el uso de redes sociales.

Exigencias nuevas

El panorama para este sector de la economía resulta violento casi acosador, tendrá que adaptarse ante las nuevas adversidades y evaluar sus alcances. Es probable que la llegada de esta cuarentena también obligue a este sector a quedarse con estas nuevas medidas tomadas. No debería sorprendernos si después de la contingencia los servicios a domicilio de los mercados continúan.

Puede que este tipo de cambios sean, en realidad, una herencia que la crisis sanitaria deje en este mercado laboral mexicano.

Sector informal

Según el INEGI en el país existen 15 millones de personas trabajando para ganar salarios con los que no se puede adquirir la canasta básica. Hay 8 millones de desempleados, 12.4 millones que trabajan por su cuenta; 21 millones que tienen un empleo micro y pequeñas unidades y podemos agregar que el 56.2 por ciento de los mexicanos trabajan en el sector informal.

En resumen a este panorama es a lo que se enfrentará el coronavirus en México.