Peter Drucker y Merlí reflexionan acerca de lo humano y la transformación digital

“Olvídate de lo predecible, para hacer que las cosas sucedan, la administración tiene que avanzar y tener valentía para tomar riesgos. Más allá de eso, la cultura de la organización tiene que apoyar la sensata toma de riesgos”. Peter Drucker

Advertisement

Dos asuntos que identificamos como importantes hacen necesaria la reflexión y revaloración de las instituciones en general. En esta colaboración haremos énfasis en los organismos de la sociedad civil, como lo son las agrupaciones profesionales, asociaciones empresariales e instituciones filantrópicas:

  1. Su razón de ser, con reflexiones de Peter Drucker.
  2. Su forma de conectarse e interrelacionarse, con reflexiones de Merlí.

Cuando se habla de organismos de la sociedad civil (OSC), la referencia es en cuanto a las instituciones con participación de personas como tú y como yo; todos podemos ser parte activa y participativa de estas agrupaciones.

El objetivo primordial de estas importantes células de la sociedad civil es la transformación de sus comunidades.

I. Su razón de ser

Peter Drucker, sus importantes y útiles preguntas

Este milenio nos ubica instalados en una cultura económica, asociativa y cívica que Peter Drucker llama “pos capitalista”. En esta nueva cultura, en esta sociedad de organizaciones, los organismos intermedios de la sociedad civil, tienen un rol significativo, central. Son los que nos permiten expresarnos y vivir de acuerdo a nuestros ideales.

Hoy día estos organismos están siendo fuertemente cuestionados ya que las personas valoramos el retorno de nuestra inversión (en tiempo, dinero y esfuerzo), por lo que, si no hay respuesta positiva, estas instituciones no sobrevivirán.

Algunos consejeros de asociaciones profesionales, organismos empresariales, instituciones filantrópicas, instituciones educativas se sorprenden cuando escuchan estas sentencias:

  • No me satisface la información recibida de mi asociación
  • No me representa con autoridad mi organismo empresarial
  • Mi agrupación profesional no crece, se ha estancado desde hace varios años
  • No logro recaudar aportaciones para la fundación
  • La asociación no me da nada que yo no pueda encontrar en internet
  • Las cuotas de la universidad, de la asociación o de la cámara empresarial no tienen un buen retorno de mi inversión
  • Con estudios universitarios no hay garantías para acceder al mercado de trabajo
  • Mi agrupación no ha logrado su transformación digital

La tecnología o “la mano que mece la cuna”

La tecnología digital ha venido a trastocar el mundo real de todas las organizaciones de la sociedad civil, incluyendo las instituciones educativas, provocando que el manejo de la información, del conocimiento, la entrega de valor ya no sea negocio, y estamos obligados a buscar las formas de garantizar nuestro futuro competitivo, pero estamos convencidos que lo que más más las ha trastocado es la falta de un rumbo definido.

Para lo anterior tenemos el apoyo de Peter Drucker el filósofo del “management” quien, dentro de sus investigaciones, reflexiones y escritos, dedicó buen lugar y tiempo a las instituciones intermedias, a las agrupaciones no lucrativas, a los también citados organismos de la sociedad civil (OSC).

Peter Drucker nos señala: “El reto será entender el nuevo mundo de la comunicación, conformado, formado y trasformado por la llamada tercera revolución industrial –la de las nuevas tecnologías– creando una nueva dinámica que desde mediados del siglo XX estimula la necesidad de entender, comprender, aprender y aprehender acerca de lo que significa el trabajo colaborativo”.

Peter Drucker nos invita a repensar el presente y futuro de nuestras instituciones haciendo 5 preguntas clave, ver cuadro siguiente:

II. Su forma de conectarse e interrelacionarse

Merlí no es un mago es un ser que transforma la conexión entre las personas

Imagina que a tu organización llegue un colaborador o un consultor externo con formación de filósofo (como Peter Drucker lo es), y a través de metáforas sustentadas en los grandes pensadores de la historia logre que tus colaboradores se aprecien y valoren entre ellos como personas y como grupo: indiscutiblemente esto elevaría el rendimiento de cualquier tipo de organización.

Merlí es una serie de Netflix que relata la historia de un personaje central el cual es un filósofo irreverente, quien logra emplearse como maestro de filosofía en una escuela a nivel bachillerato. En ese contexto, como maestro e integrante de la comunidad, interactúa con alumnos, maestros y padres de familia, rompiendo paradigmas educacionales, sociales.

En cada episodio Merlí se relaciona con los diversos personajes a través de los planteamientos de algún gran pensador o escuela, como los peripatéticos, Nietzsche o Schopenhauer ligándolos con los acontecimientos de dichos personajes haciendo más entendible la situación o problemática a enfrentar y dando su verdadero valor a la filosofía al hacerla operativa.

El camino para evitar ser eclipsado por la tecnología digital

Las agrupaciones profesionales, los organismos empresariales y las instituciones filantrópicas solo avanzan y avanzarán con la fuerza del liderazgo de la institución la cual se forja con el tiempo, con acciones congruentes y alineadas con su misión, visión, valores y con la participación transparente de sus dirigentes.

Al frente de organizaciones se necesitan líderes voluntarios, personas atrevidas intelectual y psíquicamente, capaces de asumir riesgos, que no se amedrenten ante la complejidad, resistencia, vaguedad e incertidumbre que nos ofrece la tecnología digital.

El camino, en esta colaboración, está señalado por dos filósofos Peter Drucker y Merlí, ellos nos estimulan a:

“Revisar lo que estamos ofreciendo a nuestros asociados voluntarios, así como las formas y los medios con los que nos conectamos y les ofrecemos servicios”

Hoy día lo digital es imparable y habrá que adaptarnos. Por otro lado, la naturaleza de lo humano a través de la filosofía es lo sustancialmente rescatable, forjando en nuestros asociados a líderes humanizados, activos, participativos, apasionados por su misión y transformados digitalmente.