La vida normal se ha acabado para más de un billón de personas. El mundo nuevo asoma su rostro.

Nada será igual. Lo ordinario ya no funciona, requerimos buscar lo extraordinario.
Hacer planes y estrategias por un periodo de 5 años había sido la norma. Ahora pensar en posibles escenarios para los próximos meses ya es un gran logro. No vayamos tan lejos, nadie sabe a ciencia cierta cómo va a fluir este 2020.

La era del post-Covid19 nos dejará sin duda con nuevos hábitos de consumo, compra y estilo de vida. Muchas restricciones y aprendizajes importantes. A una velocidad vertiginosa cambió la forma de cómo nos comunicamos, sociabilizamos, comemos, hacemos ejercicio, compramos, consumimos, recomendamos, valoramos las marcas.

Los empresarios deben regresar con una nueva mentalidad. Es un hecho que la tecnología y la digitalización en su máxima dimensión será una nueva realidad. Micro, medianas y grandes empresas traerán nuevos hábitos y formas de trabajo. El e-commerce será el nuevo canal moderno, el trabajo remoto, la distribución y logística, el balance sano entre oficina – casa – familia.

Trabajadores y compañías entenderán la nueva moneda del negocio y cómo los métodos tradicionales ya no funcionan más. Los CMO´s deberán asimilar en pocas horas cómo el comportamiento del Consumidor ha cambiado, las industrias estables por décadas ahora se sostienen con hilos. Se requieren movimientos decisivos y rápidos para mantenerse en el juego. Se ha comprobado en crisis anteriores que las empresas innovadoras que invierten en nuevas formas de crecimiento durante la recesión, en vez de recortar gastos, son las que crecen y se hacen más rentables.

Fallaron los modelos de predicción Nadie nos aviso lo que pasaría en este 2020, la industria de la predicción no tenía idea de lo que ibamos a vivir. No sabemos con certeza el impacto real que tendrá esta pandemia. No regresaremos a la vida normal porque eso ya no existe. El nuevo Consumidor añora otras cosas, sus valores están cambiando, la prefrencia de compra es diferente, la experiencia de uso cambió.

¿Cuáles son los nuevos retos que vamos a enfrentar? ¿Cómo lograremos mantener a nuestros Clientes actuales y cómo prospectaremos a los nuevos usuarios? ¿Serán suficientes los productos y servicios que tenemos actualmente? ¿La forma de venderlos y entregarlos? ¿Un nuevo canal de distribución? ¿Cómo poder crear modelos de negocio que se adapten al nuevo planeta que nos está tocando vivir?

En nuevo Marketing Plan

El Marketing Plan está atravesando fuertes reveses por la pandemia, las nuevas tendencias que están naciendo en días y semanas, por la volatilidad del mercado. Antes era común decir “estoy planeando para los próximos 5 años”. Hoy suena más creíble decir “estoy planeando para el próximo Q, para los siguientes 30 días, para el día de hoy”.

La revolución cultural, social y digital que estamos viviendo hace que revaloremos la importancia del tiempo, de construir planes de mercadotecnia y ventas a muy corto plazo, ágiles, flexibles. La comunicación con el consumidor y shopper se está dando en tiempo vertiginosamente real, 1,440 minutos por día. Razón por la cual puede ser muy eficiente diseñar micro planes de marketing con duración breve, pero pensando a mediano y largo plazo. Esta acción puede traer beneficios interesantes.

El lado humano de las Marcas

Los comentarios del consumidor ya no tienen horario ni día, es un espacio abierto las 24 horas. En cualquier momento podemos obtener insights valiosos. Esto representa también la posibilidad de optimizar el presupuesto apostando a lo que más funciona y cuidando el retorno de inversión, monitoreando el progreso a corto plazo, tomando acciones correctivas inmediatas. Tenemos que cumplir con las nuevas expectativas del Consumidor, mostrarle como nuestro producto puede beneficiar su vida y comunidad. Mostrar el lado humano de las marcas.

Innovación, innovación y más innovación. En los modelos de negocio, en los procesos, el producto, extensiones de línea, en el servicio, el canal, la marca, en la conexión con el usuario, la post venta. Es un buen momento para arriesgar. Como dijo en alguna ocasión Peter Drucker, el padre del management: “El mayor peligro en tiempos de turbulencia, no es la turbulencia, es actuar con la lógica de ayer.”

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299