Pensamientos que no sirven si estás buscando el éxito laboral

Dudas sobre la productividad en el trabajo, poca confianza en tus capacidades como profesional son algunos frenos del éxito laboral.

éxito
Foto: Bigstock

Dudas sobre la productividad en el trabajo, poca confianza en tus capacidades como profesional, o un presente pensamiento de lo que lo demás opinan de ti o de tu trabajo, forman parte de un freno para tu desarrollo laboral.

Un reciente análisis de la experta en liderazgo, Lolly Daskal, considera que ese tipo de pensamientos deben parar, pues esto hacen menos productivos a los empleados, ya que pierden el tiempo en preocupaciones y ansiedad.

Entre los puntos que Daskal sugiere para superar este tipo de problemas se encuentran:

Preocuparse por lo que dicen los demás

Es muy difícil poder complacer a todo el mundo, así que concéntrate en tu trabajo y en hacerlo bien. “Mantente fiel a ti mismo, sé genuino, haz un gran trabajo y deja que tu récord hable por sí mismo”, afirma Daskal.

Estar ansioso por sentirte incompetente

Si ahora mismo te surgiera una oportunidad que implique un reto, ¿te sentirías 100 por ciento listo? La mayoría no. La experta sugiere que “te empujes más allá de tu zona de confort y no permitas que el miedo te impida cumplir con ello”.

Consternarte por no ser perfecto

Lolly considera que pensar en ello es un “pérdida de tiempo”, porque somos seres humanos, más bien debemos estar conscientes del cambio y adaptarnos a él.

Temer por los errores y el fracaso

“Todo el mundo ha fallado en algo, ha tenido que abandonar un proyecto, ha tenido una aventura fallida. Nos sucede a todos”. Sin embargo Daskal, cree que se convierte en problema cuando te estresas y sientes que no puedes recuperarte o que no hay remedio. “Recuerda, que tienes el poder de dar forma a tu futuro y controlar la dirección de tus pensamientos”.

Angustiarte por la falta de confianza

La falta de confianza es algo que todos lo han sentido o sienten, pero enfócate en ti, en las habilidades que tienes y no en las que te faltan, recomienda.

Ser aprehensivo sobre lo que piensan otras personas

No todo el mundo tiene que estar de acuerdo contigo, “acepta la crítica constructiva e ignora la negatividad”. Las opiniones de los demás importan, pero al final la persona en la que mejor puedes confiar es en ti.

Avergonzarte por los fracasos del pasado

“Si piensas que el fracaso es algo malo, será más difícil para ti tener éxito”. La coach dice que no importa cuántas veces falles, no permitas que esto te avergüence. “NO hay nada de qué avergonzarte, es cuestión de gobernar tu pensamiento”.

¿Qué motiva que un mexicano cambie de empleo?

Nuevos desafíos en el trabajo, un mejor ambiente laboral, salarios más altos, incentivos económicos y oportunidades de ascenso, son algunos de los factores que toman en cuenta los mexicanos para cambiar de empleo.

Según un análisis de Kelly Services explicó que 43 por ciento de los encuestados tienen la intención de buscar un nuevo trabajo, en donde los incentivos y oportunidades de ascenso marcan la tendencia.

De acuerdo con el estudio denominado “Tendencias del entorno laboral en México 2018”, la firma explicó que el 49 por ciento de los encuestados dijo sentirse feliz en su actual trabajo, 36 por ciento manifestó no estarlo y 16 por ciento no sabe.

En este aspecto, las industrias de Hospitalidad, Química y Farmacéutica presentan el menor índice de felicidad, contrario a la industria del Gas-Petróleo.

Con relación a los millennials, la encuesta mostró más del 60 por ciento no está interesado en demostrar fidelidad hacia la compañía, aunque podrían permanecer por más tiempo si tiene valores y objetivos que se adapten a sus convicciones.

“Teniendo en cuenta que en el futuro esta generación constituirá? más de dos tercios de la fuerza laboral mundial, las empresas deberán adaptar sus sistemas laborales, hacerlos flexibles y proponer constantes desafíos”, indicó Kelly Services.

Pese a que un trabajo estable y un ingreso fijo mensual son fundamentales, 37 por ciento de los trabajadores mexicanos prefiere ganar más dinero, escalar puestos, emprender su propio negocio o ser independiente, a tener un horario flexible.