Para nadie es un secreto que desde que Donald Trump asumió su cargo como presidente de los Estados Unidos, la cantidad de personas que han demostrado su desaprobación a las polémicas políticas del ex empresario han sido la constante. Desde ciudadanos a pie hasta celebridades de diferentes ámbitos, no han reparado en manifestar su repudio y ahora fue el grupo musical Pearl Jam quien dejó clara su postura en el cartel para anunciar un concierto, mismo que ha causado polémica ya que en él aparece Trump muerto ante una Casa Blanca envuelta en llamas.

En el polémico flyer diseñado por el bajista Jeff Ament y el artista Bobby Brown, se ve una ilustración en la que aparece la Casa Blanca envuelta en llamas, el monumento a Washington, la P y J como iniciales de Pearl Jam, un “ojo que todo lo ve”, unos cráneos y el cadáver de Donald Trump tirado boca abajo siendo comido por un águila calva.

La imagen ha sido compartida en las cuentas oficiales de la banda, desde donde los usuarios se han encargado de calificar el gráfico con posturas encontradas; mientras unos celebran, otros desaprueban la imagen, un tanto por Trump, pero también por considerarla una transgresión a los símbolos nacionales de aquel país.

El hecho toma otro sentido si consideramos que el concierto que publicó este player además de haberse llevado a cabo en el estadio Washington-Grizzly en el campus de la Universidad de Montana, también fue una campaña para recaudar fondos para la reelección del senador John Tester.

Marcas y artistas en la política

Más allá de la historia política que tiene esta agrupación musical, lo cierto es que estamos frente a una marca que en el mercado de la música tiene un posicionamiento bien ganado así como un nivel de engagement importante con ciertos sectores culturales.

No obstante, entendido como marca, el grupo podría perder adeptos y ver afectada su imagen en tiempos en los que la polarización de las audiencias es importante.

Un reciente estudio firmado por 4A asegura que aunque el 67 por ciento de los responsables de mercadotecnia creen que los valores cambiantes están haciendo que las marcas se interesen más por la responsabilidad corporativa y el marketing basado en valores, el 58 por ciento de los consumidores no están de acuerdo en que las marcas involucren sus estrategias de mercadotecnia con temas políticos. Sin embargo, las audiencias afirman que ven con buenos ojos a aquellas marcas que toman una postura positiva ante temas como la lucha contra el racismo, la inclusión o la igualdad de género.

No obstante, la estrategia y postura del grupo no está del todo errada. En tiempos de posturas polarizadas como los que se viven en más de una región, los mercados se acompañan de contramercados en donde los primeros resultan ser sumamente atendidos, mientras eu los segundos se ubican como la gran oportunidad.

Tomar una postura tan clara en el tema político, puede resultar para la banda en la creación de una comunidad de seguidores sólida y alineada con los valores de la agrupación que, en un segundo momento, entregue valor real a su marca. Todo está en la manera en la que comunicación se guíe en este sentido. Habrá que esperar para reconocer los resultados con mayor claridad.