x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Pasaportes de vacuna anti-COVID, ¿la solución a la economía global o un problema más?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Si bien se ha planteado dar permisos de circulación a quienes ya recibieron la vacuna, varios expertos temen por las posibles consecuencias
  • Algunos agentes apuntan que el “pasaporte” ligado a la vacuna anti-COVID debería ser una opción, no una imposición

  • En Estados Unidos y Reino Unido se han realizado algunas pruebas para un sistema similar, especialmente en torno a eventos privados

  • Sin embargo, algunos estudios han apuntado que una inmunidad al virus podría no ser suficiente para no infectar a otros


Merca2.0 está trabajando en su Ranking de Agencias de Promoción 2021. Si tienes una firma o compañía dentro de este entorno y quieres saber cómo se posiciona frente a otros rivales, no olvides llenar este cuestionario.


La crisis de la COVID-19 ha sido tan compleja porque es mucho más que un desafío de salud. A raíz de las medidas de contención, se ha afectado gravemente la economía global. Y aún con más de una vacuna aprobada, problemas de distribución y producción impiden que haya una cobertura generalizada sino hasta dentro de varios años. Ante esta situación, agentes de gobierno y organizaciones privadas han sugerido el uso de un “pasaporte” para la población.

Es decir, desarrollar una especie de permiso de viaje y circulación a todos los que ya tengan la vacuna anti-COVID. Pero de acuerdo con Reuters, especialistas han empezado a expresar su preocupación que esta idea sea, en el largo plazo, contraproducente. Andrew Bud, fundador y CEO de iProov, apuntó en una entrevista con la agencia hay varias consideraciones. Su marca ha estado trabajando en una tecnología que certifique a las personas como inmunizadas o no.

Bud apuntó que el uso de estos “pasaportes” puede traer varias controversias en el entorno político y social. Por ejemplo, traer una nueva forma de discriminación, ensanchar la brecha entre las clases altas y bajas, e incluso llevar a la exclusión de las generaciones más jóvenes. Esto, porque este sector de la población sería el último en recibir la vacuna. Apuntó que, como empresa, su responsabilidad es crear el sistema. Y el gobierno debe poner las reglas del juego.

Argumentos a favor y en contra de un pasaporte para la vacuna

La discusión que exalta Reuters no es nueva. Estas conversaciones se han dado desde que la vacuna misma aún estaba en desarrollo. The Conversation apuntaba para diciembre pasado que la idea podría resultar insuficiente. En gran parte porque la inmunidad a la COVID-19 no es necesariamente equivalente a que las personas ya no pueden transmitir el virus. Muchas de las medidas de protección sanitaria en marcha ahora serían necesarias, con o sin un “pasaporte”.


Notas relacionadas

“Infrasecturcutra”: Con error de ortografía responden a saturación desde la página Mi Vacuna 

Cofepris alerta sobre la venta ilícita de la vacuna de AstraZeneca en el país

Como no tiene suficientes dosis, Europa quiere impedir a marcas exportar vacuna anti-COVID


Incluso la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) se expresó sobre la utilidad de los pasaportes de la vacuna anti-COVID. En abril señaló que las pruebas que habían en ese punto de la pandemia no eran lo suficientemente sólidas como para asegurar un seguimiento ideal de los casos de infección. Aunque los métodos de detección del SARS-COV-2 han mejorado, aún no son lo suficientemente precisos, rápidos y asequibles para su implementación masiva.

Para otros estudios, la idea de un pasaporte de circulación basado en la vacuna anti-COVID es técnicamente factible, pero éticamente poco aconsejable. No solo hay varias preocupaciones en el tema de privacidad. También se cree que esta certificación podría ser un incentivo que motive a acciones maliciosas entre organismos, empresas e individuos. Más crucial aún, los beneficios económicos podrían no compensar la complejidad logística de su implementación.

Antes de pensar en pasaportes, hay que arreglar el proceso de inmunización

Este último punto resuena aún más cuando se observa el caos que ha sido la aplicación de la vacuna en todo el mundo. Varios laboratorios han advertido que no podrán cumplir con todas sus promesas de entrega de dosis. De hecho, en el caso específico de México se teme que no haya disponibilidad del fármaco necesario sino hasta 2022. Esto, cuando el Gobierno tenía originalmente planeado iniciar la última fase del plan de inmunización a mediados de este año.

Tales son los retos en el esquema de vacunación que algunos laboratorios ya están tratando de ver la factibilidad de aplicar sus fórmulas en periodos más largos de lo planeado. Hace unos días, por ejemplo, la Universidad de Oxford señaló que la fórmula que desarrolló con la ayuda de AstraZeneca podría aplicarse en dosis separadas por hasta tres meses. No solo eso, su efectividad podría potenciarse hasta en un 82 por ciento, según los resultados preliminares.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados