• La campaña fue desarrollada con ayuda de la agencia de publicidad We Believers

  • Hasta ahora, a dos días de publicarse en YouTube, el anuncio de Burger King ha recibido solo un dislike

  • Muchos de los usuarios afirman que se han enterado del comercial gracias al programa de Jacobo Wong

Una de las fuentes más comunes de comedia para cualquier campaña comercial son las comparaciones. Por ejemplo, Burger King y McDonald’s están constantemente burlándose la una de la otra para establecer quién tiene los mejores productos. También Volkswagen se atrevió a comparar el internet viejito con los autos eléctricos, para ayudar a incrementar la aceptación de estos vehículos. Sin embargo, los contrastes culturales suelen ser los mejores.

¿Por qué es efectiva la comparación cultural en una campaña? De inicio, como lo expone Unruly, la cultura por sí misma es crucial para los anuncios. Hacer referencia a los conceptos únicos de cada población y región ayudan a incrementar la empatía del público. Al presentar contrastes con la idiosincrasia de otras “tribus”, se fomenta un sentido de rivalidad. Esto logra crear una estrategia emocional, algo muy efectivo según el Digital Marketing Institute.

Más allá de ser una gran herramienta de marketing, cualquier campaña que hable de esta rivalidad cultural también tiene el potencial de ser oro cómico puro. En especial cuando las diferencias entre una población y otra son tan profundas y no fomentan una enemistad entre ambas partes. Hay muchas compañías que saben identificar estas rivalidades y explotarlas al máximo para potenciar su marca. Pero esta vez, Burger King se está robando el escenario.

Una campaña que “pica poquito”

En esta ocasión, la idea fue cortesía de las oficinas en México de la cadena de restaurantes. Para promocionar su hamburguesa Mango Habanero, Burger King decidió ir a una de las zonas donde hay más visitantes de Estados Unidos (EEUU): Cancún. En la ciudad, uno de los destinos turísticos más atractivos del país, se hizo una campaña con videos de los extranjeros ingiriendo el producto. Uno diseñado para dar un picor perfecto a los comensales mexicanos.

Sin embargo, a lo largo de la campaña se puede apreciar claramente cómo los gringos tienen un nivel de resistencia mucho menor a la de sus vecinos del sur. En el video se puede ver cómo la hamburguesa les quema la boca. Algunos incluso van con los chicos en el mostrador, para quejarse que el producto en realidad no “pica poquito”. Mientras que los extranjeros hasta tiran la Mango Habanero a la basura, los comensales locales la comen como si nada.

Gringos vs mexicanos, una rivalidad eterna

Burger King no es la primera vez que explota las diferencias culturales entre ambos países para una campaña. Aeroméxico también saltó a la fama por su comercial DNA Discounts. En ella, se ofrecía a un grupo de consumidores racistas de EEUU un descuento para viajar a México según la cantidad de genes latinoamericanos. A raíz del muro de Donald Trump, empresas como Televisa, Corona y Diesel también aprovecharon para lanzar anuncios.

Por supuesto, esta rivalidad cultural no solo se da entre EEUU y México. Thinx mostró en su campaña MENstruation qué tan diferente es la vida de las mujeres y los hombres solo por la presencia de la menstruación. Heineken, para su activación por el Mundial de Rugby, mostró que las personas no pueden disimular cómo reaccionar ante un deporte del que no saben nada. Telenor, en agosto, también resaltó las diferencias generacionales hacia la tecnología.

¿Valdría que más marcas explotaran la clara rivalidad que hay entre México y EEUU? Todo depende del contexto. La campaña de Burger King muestra un concepto que no genera una enemistad entre ambos grupos. En cambio, se explotan las diferencias culinarias para u efecto cómico. Estos es crucial al momento de enfrentar a dos poblaciones culturalmente distintas en una campaña. Mientras no se fomente la violencia, el odio o el coraje, es una gran estrategia.

loading...