• La campaña fue desarrollada con el apoyo de la agencia de publicidad PS21

  • Se espera que la activación corra tanto en canales digitales como en espacios exteriores

  • No se sabe exactamente cuánto tiempo estará disponible la promoción de KFC

Desde siempre, la publicidad ha sido un claro reflejo de la cultura de los países. Así pues, cada campaña comercial, cuando se trata de un esfuerzo local, puede servir para analizar y observar la idiosincrasia de cada nación. Muestra de ello es la activación de HP Omen en Asia, para promocionar las ventajas cognitivas de los videojuegos. O bien, la serie de comerciales de Dr. Pepper en Estados Unidos (EEUU), alrededor de las tradiciones del fútbol americano.

Este nexo entre la cultura y la publicidad está bien estudiado. Según Unruly, es crucial para las marcas entender las ideas de la población local para poder conectar correctamente con sus gustos y necesidades. Forbes, por su parte, asegura que cada campaña incluso tiene un papel crucial al momento de forjar y determinar la idiosincrasia de una población dada. Commisceo además recuerda que abarca desde el lenguaje hasta las imágenes y colores que se utilizan.

Pero el que los expertos de marketing entiendan la importancia de una cultura en cada campaña, no significa que los esfuerzos de las marcas siempre reflejen este principio. El hecho es que muchas iniciativas comerciales pueden llegar a tener faltas graves en este aspecto. En especial cuando se trata de tener un impacto determinado en una región o población con fuertes lazos a otra. Entonces es cuando las empresas cometen las peores equivocaciones.

Una campaña de Día de Muertos en España

KFC servirá del ejemplo más claro de este principio. La compañía de comida rápida acaba de presentar una campaña para presentar uno de sus nuevos productos: la chickadilla. Como el nombre lo sugiere, se trata de una quesadilla con el pollo característico de la marca. Para darle difusión a esta nueva línea de alimentos, la empresa echó mano a un festejo muy característico del público mexicano: el Día de Muertos. Y la conexión con esta fecha está muy bien realizada.


Notas relacionadas


La campaña empieza mostrando la historia de tres personas que tuvieron una experiencia cercana a la muerte. Después de dar una mirada íntima a sus miedos, muestra cómo la chickadilla es una de las razones por las que volvieron a la vida. Después reta al público a publicar su propio obituario para ganarse una muestra gratuita del producto. La activación sería perfecta, en tono, idea y ejecución, si no fuera porque está hecho por y para españoles.

Oportunidades desperdiciadas

Generalmente, cuando una campaña o activación de una marca genera el disgusto de la gente, el resultado es mucho más violento. Basta ver la vez que Burger King hizo enfadar a la población de Nueva Zelanda por un anuncio discriminatorio. O cuando Gillette generó tanto ruido alrededor de su esfuerzo The Best Men Can Be. Incluso se pueden considerar los encuentros entre Gucci y la salud mental o Versace y el conflicto entre China y Hong Kong.

¿Es malo que KFC haya usado el Día de Muertos, una celebración típicamente mexicana, para una activación española? De inicio, por supuesto que no. Las celebridades y festejos no son exclusivos de un país u otro. Si bien se asocia esta fecha con las tradiciones latinoamericanas, en toda la región de Hispanoamérica se han popularizado estas tradiciones. Sería como reclamar a una empresa que emplee una campaña de Halloween fuera de Estados Unidos.

Por otro lado, representa cuando menos una oportunidad muy buena potencialmente desperdiciada. La ejecución de la campaña aprovecha magistralmente la idea del Día de Muertos. Y con la popularidad de la fecha en México, parecería un mejor lugar para grabar y desarrollar esta promoción. En términos generales, esta iniciativa sigue siendo muy buena. Pero podría haber sido mucho mejor en un contexto distinto, mucho más cercano a casa.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo