• De acuerdo con la UE, los dispositivos AVAS podrán ser personalizados por las automotrices a su gusto

  • Organizaciones apuntan que los autos eléctricos deberían emitir sonido en todo momento, no solo en ciertas acciones

  • Según Statista, para finales de 2018 había unos 3.2 millones de vehículos eléctricos a escala global

De ahora en adelante, los autos eléctricos serán mucho menos silenciosos, al menos en el Viejo Continente. Según BBC News, autoridades de la Unión Europea (UE) empezarán a incluir un Sistema de Alerta Acústico para Vehículos (AVAS). Este dispositivo deberá emitir un sonido distintivo, y similar al de un motor de combustión interna en volumen e intensidad, cuando se viaje a menos de 19 kilómetros por hora. También deberá utilizarse en movimientos de reversa.

Esta iniciativa da seguimiento a varias quejas recibidas por las autoridades de la UE sobre lo silenciosos que son los autos eléctricos. Organizaciones apuntan que, por la falta de ruido, los vehículos son hasta 40 por ciento más propensos a provocar un accidente donde ciclistas y peatones salgan lesionados. La regulación prevé que todos los nuevos modelos eléctricos incluyan un AVAS. Pero para 2021, cualquier coche de este tipo debe tener el aparato.

¿Comprometido el futuro de los autos eléctricos?

Junto con los vehículos autónomos, los autos eléctricos se han vuelto prioridad para varias compañías y automotrices. Hace unas horas, Toyota aseguró que invertiría dos mil millones de dólares (mdd) para la fabricación de este tipo de coches en Indonesia. Por otro lado, marcas como Volvo y Veloz han reforzado sus esfuerzos publicitarios en este sector. Y en países como Argentina, se han impulsado proyectos para hacer más viable poseer esta tecnología.

La falta de sonido es solo uno de los problemas que deben enfrentar los autos eléctricos. Junto con la falta de subsidios, la batería de estos vehículos ha probado ser un reto una y otra vez. A eso hay que sumarle la falta de difusión y adopción que se tiene de estos modelos. De hecho, ya desde 2017 se estimaba que apenas en 2020 empezarían a proliferar masivamente.

Resulta indudable que, como muchas nuevas tecnologías, los autos eléctricos todavía enfrentan varios problemas para su popularización y aceptación. La política sonora de la UE es un buen inicio para estandarizar buenas prácticas entre la industria. Valdría la pena que este tipo de conceptos sean adoptados no solo en la región, sino a escala global. Pero dependerá del sentido de responsabilidad y previsión que cada automotriz tenga dentro de su marca.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299