• De acuerdo con Hearst, la idea es que todos los influencers que use en su compañía vengan directamente de su personal 

  • Así, se le podría ofrecer a los clientes creadores de contenido profesionales, con la experiencia adecuada en su sector

  • Con el entrenamiento de influencia, estos editores deberían aprender a capitalizar su imagen y persona en digital

Una de las grandes estrategias de marketing digital que más ha crecido en los últimos años es el uso de influencers. Hay marcas que están reconociendo la importancia de micro-líderes de opinión, con una base de seguidores relativamente pequeña, para influir en hábitos de compra.  También se han integrado estrategias como Big Data para aumentar y estabilizar el Retorno de Inversión (ROI) de estas técnicas. Por supuesto, están teniendo un éxito notable en las redes.

Pero conforme los influencers son más aceptados por anunciantes y mercadólogos, se están diversificando sus usos en promoción y publicidad. Según el Influencer Marketing Hub, estas alianzas con creadores dan difusión a nuevos productos. Por su lado, Markgrowth apunta que ayuda a conectar con otro tipo de audiencias a la que la marca está acostumbrada. Y Traackr apunta que pueden ser útiles tanto en la promoción de eventos como de la empresa misma.

A raíz de estas condiciones, los anunciantes están reconociendo que los influencers son una herramienta en la que vale la pena invertir. Y en consecuencia, los proveedores de espacios de promoción y publicidad están reforzando sus plataformas para darle a las marcas una buena experiencia de marketing. Por supuesto, los esfuerzos más importantes están siendo liderados por las plataformas digitales. Pero algunos canales tradicionales están cerrando esta brecha.

Hearst inicia, de nuevo, una revolución en print con influencers

De acuerdo con The Drum, la productora de revistas como Elle y Esquire está preparándose para sumar estos líderes de opinión a su estructura mediática. O más bien, quiere convertir a su talento editorial interno en los nuevos influencers que le va a vender a marcas y clientes. En una alianza con la agencia de talento digital Sixteenth, Hearst Reino Unido quiere entrenar a su personal en técnicas de influencia. Y así, crear desde cero una agencia in-house en el sector.


Notas relacionadas


La idea es que, una vez que sus editores y personal interno se conviertan en influencers, se puedan integrar estos servicios a Hearst Solutions. La idea, según un vocero de la compañía, es que sus colaboradores le ofrezcan a las marcas una combinación de “alcance, confianza e influencia”. Por el momento, solo seis editores de la revista están siendo entrenados como parte de este programa. Pero se espera que, con el tiempo, más talento se una y “gradúe”.

Continúa la evolución de los medios impresos

Esta propuesta de Hearst habla directamente a algunos de los retos que las marcas llegaron a experimentar con influencers. De inicio, falta bastante regulación en este negocio, lo que ha permitido ciertas acciones turbias tanto de estos líderes de opinión como de las empresas. A la vez, estos individuos pueden llegar a ser impredecibles, pues tienen un interés muy claro en ayudar a su propia imagen. Además, quedan muchos problemas pendientes dentro de México.

Pero hay que dejar a lado el mercado de los influencers y enfocarse en las ideas de Hearst. Ya en agosto del año pasado, la compañía tuvo la genial propuesta de integrar la personalización en el esquema print. Esto, con el objetivo de proporcionar una experiencia más similar a la que se vive en digital dentro del medio más tradicional de todos. Con este taller para entrenar a su talento en el arte de la influencia, la organización de medios está mostrando un punto crucial.

Es posible que los medios print, y en general los canales tradicionales, todavía pueden darle nuevos productos a los anunciantes. Solo es cuestión que, como lo hizo con los influencers y la personalización, se sepan adaptar sus necesidades al formato. Con la ventana añadida que, al contrario de los canales digitales, Hearst tiene una historia, alcance y prestigio muy difíciles de imitar. Esta evolución es emocionante, y algo que las compañías no deberían dejar de ver.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299