• Muchos restaurantes, aunque tienen el permiso de volver a abrir sus puertas, todavía no aceptan de nuevo a sus clientes

  • Esto se debe a que muchos negocios deben lidiar con gastos para la desinfección de sus locales y la compra de suministros

  • A raíz de la pandemia, el número de reservaciones en estos negocios se desplomó en un 95 por ciento frente a 2019

El panorama de la pandemia de COVID-19 es bastante oscuro. Muchos expertos temen que, si se suspenden las restricciones de sana distancia, no importa qué medidas de protección se tomen, volverá a verse una ola de infecciones. Pero aún si es posible evitar un resurgimiento de la enfermedad, los sistemas de seguridad jamás permitirán que vuelva el flujo de dinero con el que se contaba hace unos meses. Y éste hecho es una sentencia de muerte para un sector.

Se trata del mercado restaurantero. Según Bloomberg, un estudio del sitio OpenTable se dispuso a observar cómo están sobrellevando estas empresas la actual pandemia. Y sacó una conclusión aterradora. Hasta una cuarta parte de los negocios de la industria de alimentos no podría sobrevivir a la actual crisis sanitaria. La conclusión se sacó tras analizar a 54 mil locales que generalmente se enfocan en reservaciones y clientes que solo llegan a ocupar una mesa.

Para el estudio se tomó en cuenta solo a los restauranteros dentro de Estados Unidos (EEUU). Todos los negocios que ofrecen entregas a domicilio y para llevar fueron excluidos de sus análisis. La empresa observó que, ahora que algunas de las restricciones de sana distancia de la pandemia están empezando a levantarse, el público está dispuesto a acudir de nuevo a los locales. Sin embargo, el interés y la demanda está muy lejos de los niveles que había en 2019.

¿Qué significa para los restauranteros de México?

Junto con el sector de alimentos, muchas otras industrias están preocupadas que el fin de la pandemia no signifique un regreso de sus ingresos habituales. Muchos expertos creen que el cine no será el mismo después de la cuarentena, en especial por la penetración y aceptación de los servicios de streaming. Varios consumidores sienten que su situación financiera es muy precaria, por lo que planean gastar con mucha discreción el poco dinero que les ha quedado.


Notas relacionadas


Sin embargo, vale la pena volver a la situación post-pandemia de los restauranteros. Hay que poner el estudio de OpenTable en perspectiva. Se trata de un análisis que toma en cuenta la situación de los negocios en EEUU. Que una cuarta parte de estos negocio vayan a cerrar a raíz de la crisis sanitaria no significa que lo mismo vaya a ocurrir en México. De hecho, lo más probable es que al mercado nacional le vaya mucho peor en el futuro, con aún más cierres.

EEUU, desde hace semanas, ha introducido programa tras programa de financiación para los pequeños negocios, incluidos restauranteros. Por su puesto, su aplicación no ha sido perfecta y ha beneficiado injustamente a grandes marcas. Sin embargo, el dinero aún fluye. En México, el Gobierno presentó un apoyo limitado para la pandemia, no muy cuantioso, solo para los negocios más humildes. Por esta diferencia clave, en el país el panorama es aún más oscuro.

Lo que la pandemia se llevará

Cabe destacar que, junto con los restauranteros, otros sectores e industrias están en el borde del abismo. Grandes marcas como Adidas, Airbnb y Fiat han pedido multimillonarios rescates solo para poder superar las próximas semanas. Al inicio de la pandemia, en México se creía que hasta un millón de empresas podrían cerrar sus puertas permanentemente a raíz de esta crisis. Incluso las cadenas de suministro globales podrían verse alteradas de forma irreversible.

A nivel macroeconómico, la pandemia presenta también sus respectivos retos. De acuerdo con la Universidad de Pennsylvania, el impacto económico conducirá a una deuda federal mucho más cuantiosa, así como una recaudación fiscal reducida. El BIS cree que los países de mayor  poder financiero serán los que más salgan afectados, en especial si se prolongan las medidas de sana distancia. Y BBVA teme escenarios catastróficos sin las medidas políticas correctas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299