Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Panaut no es viable, “no hay grado de avance en términos de ciberseguridad”: Eduardo Alpízar

Para  Eduardo Alpízar Ugalde, consultor político y empresarial y socio fundador de Paso Cuántico, la unificación de las bases de datos es necesaria para la buena gestión de la administración pública; sin embargo, México no cuenta con la infraestructura en materia de ciberseguridad.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • El Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Panaut) fue declarado inconstitucional por el pleno de la SCJN.

  • El proyecto de sentencia resaltó la violación de derechos humanos.

  • Éticamente no es viable y tampoco de forma operativa, ya que México no cuenta con la infraestructura en materia de ciberseguridad.

El pasado lunes 25 de abril, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró inconstitucional el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, mejor conocido como Panaut, el objetivo del registro era recabar información sensible por medio de los usuarios de telefonía móvil, es decir, quien quisiera tener una línea móvil se vería instado a darse de alta. Para  Eduardo Alpízar Ugalde, consultor político y empresarial y socio fundador de Paso Cuántico, la unificación de las bases de datos es necesaria para la buena gestión de la administración pública; sin embargo, México no cuenta con la infraestructura en materia de ciberseguridad.

Antes de declararse la invalidez total del Panaut, la intención de la creación era ser un instrumento de colaboración con las autoridades de seguridad y justicia para perseguir delitos, pero, el proyecto de sentencia elaborado por la Ministra Norma Lucía Piña consideró que “generaba una afectación a los derechos a la privacidad, intimidad y protección de datos personales que no resulta razonable ni resulta una medida legislativa necesaria para una sociedad democrática”, aseguró la Red en Defensa de los Derechos Digitales.

El trabajo para realizar el Panaut fue suspendido en junio de 2021 en solicitud al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y en un caso hipotético donde el registro no hubiera sido enterrado, 89 habitantes por cada 100 habitantes con servicio móvil hubieran sido obligados a brindar sus datos biométricos y datos oficiales.

Para dimensionar la cantidad de datos que el Panaut pudo haber recabado es necesario hablar sobre del servicio móvil. En 2020, la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en colaboración con la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el IFT, estimaron que en ese año había 88.2 millones de usuarios con teléfono celular, es decir, el 75.5 por ciento de la población de seis años o más.

Y hasta septiembre de 2021, las líneas del servicio fueron de 112.4 millones y tuvo un crecimiento del 12.9 por ciento con respecto al 2019 (88.1 por ciento), apunta información del IFT.

A decir de Eduardo Alpízar Ugalde, el interés del gobierno va unido a la verificación y va a querer toda la información para gestionar, pero el problema es que “no es operativo hoy y no es ético”, porque también se vincula a una violación de los derechos humanos.

 

México no está preparado para el Panaut en términos de ciberseguridad

Desde una perspectiva positiva y una preparación integral del país para la realización de Panaut, el registro permitiría acceso a servicios y diluiría los tramites de todo tipo e incluso la vida democrática tendría mas posibilidades y los costos de las elecciones se abaratarían, indicó Alpízar Ugalde.

“El problema es que hoy (el Panaut) nos perjudica más que ayudarnos porque no hay las condiciones de seguridad para hacerlo”, puntualizó el consultor político.

Desde su perspectiva, existe una voluntad política para gestionar mejor la administración pública con la existencia de un padrón que tenga la información unificada.

En México, la ciberseguridad es el Talón de Aquiles de las entidades privadas y públicas y la tendencia va a la alza. De los 91 mil millones de ataques en América Latina y el Caribe, el 67 por ciento fueron en México y tan solo en el primer semestre del 2021, la Presidencia de la República de México recibió 78 millones de ataques.

Dependencias como Petróleos Mexicanos, Función Pública, Lotería Nacional y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación han sido las afectadas en sus sistemas. Asimismo, el Banco de México y el Servicio de Administración Tributaria ha sido objeto de ataques e intentos de hackeo.

Los casos más relevantes en la opinión pública han sido el de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien ha registrado 128 millones 809,396 ciberataques con el objetivo de robar información; el de la  Presidencia de la República con un total de 78 millones 676,967 ciberataques en el primer semestre de 2021 y el de la Secretaría de Educación Pública con 3 millones 614,697 ciberataques.

También, en septiembre pasado el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) reportó un ciberataque a la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) y del 22 al 25 de septiembre registró 10 millones 512 mil ciberataques.

“Me toco dar una capacitación en normatividad internacional a la policía cibernética de la Ciudad de México y muchos de los ataques que ellos registran tanto a nivel personas como a nivel instituciones se ha visto vulnerado Pemex, la Lotería Nacional, el INE y eso que el INE es la institución más blindada y tiene más conciencia de eso, pero no estamos exentos”, puntualizó el asesor político.

En su visión los ciberataques a las instituciones demuestran que México no está preparado para el Panaut, ya que los datos de 112.4 millones de usuarios de la telefonía móvil se verían vulnerados. Por ello, el tema debe ser catalogado dentro de la seguridad nacional.

La ciberseguridad no es un tema exclusivo de la adopción tecnológica, sino que le compete al Estado invertir en competencias adecuadas en la profesionalización para disminuir la vulnerabilidad y legislar en la materia.

“Si el gobierno pudiera tener los datos, no contaríamos con la infraestructura que protege la privacidad de la gente, no existe, estamos vulnerables; mientras eso no ocurra, no caminará (el Panaut)”, concluyó el socio fundador de Paso Cuántico.

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores