Aunque algunos jugadores del sector retail han mantenido sus puertas abiertas ya que han sido considerados como establecimientos de primera necesidad, la realidad es que las medidas y el entorno que trajo la crisis sanitaria han golpeado a muchas empresas dentro de la industria. Oxxo parece ser una de ellas.

Esta marca, al igual que muchas otras, padecen un fenómeno que se vive a escala global y que dejará pérdidas calculadas en miles de millones de dólares.

Ventas a la baja

Cuando menos así lo expone un reciente reporte de GlobalData, el cual revela que el gasto global en la industria minorista caiga un 3 por ciento durante 2020, equivalente a aproximadamente 549 mil millones de dólares.

En el caso particular del mercado mexicano, luego de presentar un pico de ventas, al paso de las semanas el sector retail ha visto diminuido este indicador.

Leslie Alonso, gerente de operaciones de Pabis Retail, dentro de un informe entregado por dicha compañía aseguró que luego de las compras de pánico -realizada en el país durante la semana del 16 de marzo-, las ventas entre los minoristas han caído.

“Este factor es claro interpretarlo pues en esa semana las ventas de diferentes categorías crecieron en promedio 97.5 por ciento y los inventarios cayeron 65 por ciento”, según Leslie Alonso.

Con más de 30 días sin actividades, el impacto calculado para esta nueva epidemia será aún mayor y los últimos estimados entregados por la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) dan un primer vistazo a lo que ya se ha dejado de ganar.

A decir de esta asociación, las ventas en términos nominales cayeron en tiendas iguale (aquellas que tienen más de un año de operación) en un 22.9 por ciento durante el mes de abril, si se compara con lo registrado el mismo mes pero del año pasado.

Oxxo regatea la renta

Este escenario ya golpeó a uno de los grandes jugadores. De acuerdo con un reciente reporte entregado por Bloomberg, Fomento Económico Mexicano SAB (Femsa) propietaria de la mencionada cadena de tiendas ha pedido a los propietarios que reduzcan el alquiler de estos establecimiento, bajo el argumento del golpe a la baja que han recibido sus ventas.

“Ante esta emergencia sanitaria, hemos sido declarados actividad esencial”, informó Femsa mediante un correo electrónico, al tiempo que destacó que “durante las últimas semanas, ha bajado el tráfico de clientes en la industria en general. En nuestras tiendas se ha reducido en más de 25 por ciento en promedio, aunque varía en gran medida según la zona”.

En términos generales, los ingresos y ventas de la marca se han visto afectadas por las medidas de confinamiento, la escasez de productos como la cerveza y la implementación de la Ley Seca en muchos estados del país.

La situación ya ha tenido impactos importantes para la firma. “Hemos tenido que cerrar algunos turnos o incluso tiendas”, dijo Femsa en el comunicado. “En el mismo sentido que el resto del sector de retail, nos hemos visto en la necesidad de realizar ajustes operativos y financieros temporales”.

Aunque para Femsa la petición en la reducción y la prorroga en los pagos de renta puede ser una medida que le dé cierta liquidez, lo cierto es que entre sus arrendadores no ha tenido buena aceptación.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299