• Según Statista, los ingresos y segmento de mercado de Huawei siguen al alza

  • En los próximos ocho años, el mercado del 5G debería crecer a más de 67 por ciento anual

  • La marca china ha contribuido con más de 11 mil innovaciones a esta creciente industria

Dentro de la industria de las telecomunicaciones, el 5G es probablemente el avance más prometedor para el futuro cercano. No solo está sirviendo como un impulso para la estática industria de los smartphones. Asimismo, se espera que industrias como el retail se beneficien de consumidores con una red móvil de mayor velocidad. Incluso empresas como AT&T y Uber prometen que esta infraestructura los habilitará para proporcionar servicios de taxicópteros.

Pero el impacto del 5G es más amplio que estos ejemplos puntuales. Según Research And Markets, para 2027 este mercado tendría un valor de 47 mil 775 millones de dólares (mdd). Esto, cuando 2019 cerraría apenas con 784 mdd a escala global. Ericsson cree que será crucial para las marcas B2B construir una infraestructura basada en esta tecnología desde ya. Por su parte, McKinsey señala que cimentará sectores como mobile y el Internet de las Cosas.

También cabe destacar que podría tener importantes aplicaciones en seguridad nacional y actividades militares. El 5G no solo serviría para que las marcas puedan transmitir contenidos con mayor rapidez a los consumidores o para que la audiencia navegue rápidamente internet. Serviría además para acelerar significativamente las comunicaciones entre los gobiernos y órganos internacionales y sus diferentes operaciones en varias partes de todo el planeta.

Una oportunidad para Huawei en 5G

Según Reuters, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), una de las alianzas militares de mayor calibre en todo el mundo, quiere establecer una estructura 5G. En una declaración conjunta, el organismo señaló que están comprometidos a fortalecer la seguridad de sus telecomunicaciones. En ese sentido, creen que vale la pena invertir en esta innovación desde ahora mismo con el objetivo de prepararse para abordar futuros retos de seguridad.


Notas relacionadas


Huawei, la empresa con mayor dominio de la red 5G, podría tener una oportunidad para cerrar un trato con la OTAN. O al menos así sería, si no fuera por la intervención del presidente de los Estados Unidos (EEUU), Donald Trump. El ex-magnate apuntó, en una reunión de la OTAN, que la empresa “no solo es un riesgo de seguridad, es un peligro de seguridad”. Asimismo, agregó que otros líderes internacionales, entre ellos Italia, comparten sus preocupaciones.

El argumento de seguridad contra Huawei

No sería la primera vez que Trump interfiere con el desarrollo y popularización de la red 5G que está desarrollando Huawei. La empresa tuvo que cambiar sus oficinas en EEUU a Canadá por las tensiones con el ex-magnate, provocando miles de mdd en gastos y cientos de despidos. Asimismo, le quitó fondos multimillonarios a la marca en noviembre, como parte de una reestructura de uno de sus programas de telecomunicación para áreas rurales en el país.

Si bien la riña Huawe-Trump tiene que ver con el miedo de EEUU de verse superado por China en términos tecnológicos, políticos y económicos, el temor en 5G no está sin justificación. Ya en otras ocasiones se ha visto cómo el gobierno de Pekín está dispuesto a ejercer un control directo sobre las empresas en su territorio, sin importar si son de operación global o local. En esta lógica, tampoco sería alocado creer que la marca podría habilitar una brecha en la OTAN.

Por otro lado, es claro que Trump intenta sabotear las ambiciones 5G de Huawei por razones que van más allá de la genuina preocupación sobre la seguridad en la OTAN. De inicio, la Organizanización tendría que realizar una revisión puntual de la oferta de la marca, así como de la solidez de su infraestructura, antes de determinar si aceptar o no. Las decisiones de éste órgano deberían basarse en lo que es mejor para sus operaciones, no en riñas internacionales.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.