Origen de palabras curiosas de la tecnología

Internacional.- El escritor José Saramago decía que “las palabras no son inocentes ni impunes. Algunas palabras nos absorben, no nos dejan: son como garrapatas, vienen en los libros, los periódicos, en los mensajes publicitarios, en los rótulos de las películas, en las cartas y en los carteles. Las palabras aconsejan, sugieren, insinúan…

Las palabras tienen un significado y según las utilicemos para comunicarnos, el mensaje que llegue al receptor será de una forma u otra. Tal vez quienes “inventaron” las palabras para referirnos a ciertos términos tecnológicos lo sabían o intuían. He aquí algunos curiosos ejemplos.

Más notas relacionadas: 
Las 10 palabras cliché más usadas en los perfiles profesionales
5 palabras poderosas en la publicidad online
Las palabras que no debes usar en tu publicidad

En la vida diaria utilizamos palabras que hoy en día son comunes, sin embargo hace por lo menos 20 años eran desconocidas, incluso la Real Academia Española agrega año con año actualizaciones referentes sobre todo a la tecnología, tales como “blog”, “bloguero”, “chat”, entre otras.

Pero los orígenes de algunas de ellas, y si las traducimos al español, podrían ser un tanto curiosas.

Mouse

La inventó Douglas Engelbart. “Yo no sé por qué lo llamamos un ratón. A veces me disculpo. Comenzó así y nunca hice nada por cambiarlo”, dijo, durante una conferencia de 1968 donde dio a conocer la creación.

En una entrevista dijo que “nadie” puede recordar el origen, pero que “parecía un ratón con una cola y nos recordó a un laboratorio”.

Roger Bates, un diseñador de hardware dice en el libro What the Dormouse Said, que el cursor en la pantalla de la computadora antes se llamaba “cat”, por lo que era natural que “el gato persiguiera al ratón”.

Cookies
En términos tecnológicos se trata de una parte de la información que se almacena cuando visitas un sitio web.

Se deriva de “magic cookies”, un término antiguo de computación. Lou Montulli, inventor de la cookie web, explicó en un blog; “Yo había oído el término magic cookie en un curso de sistemas operativos de la universidad, me gustó por razones estéticas” y luego “cookies” fue lo primero que se me ocurrió y el nombre se quedó”.

La razón por la que se usa el nombre “cookie” también parte de una comparación con las galletas de la suerte. Los desarrolladores del Internet antiguo pudieron asimilarla ya que dentro de ella contenía información.