Desde hace varios días hemos visto cómo McDonald’s muestra cómo es que operarán sus restaurantes a medida que van abriendo en distintas regiones del mundo, pero esta semana dio a conocer algunos detalles más para sus establecimientos en Estados Unidos que bien podrían replicarse en otros mercados.

La firma de San Bernardino, California, como muchas otras, se ha visto en la necesidad de reinventar sus locales e incluso adaptar su modelo de negocio para entrar de lleno a lo que se ha denominado como “nueva normalidad”, algo que se ha vuelto imperante para las empresas que interactúan con los clientes en persona, o para las empresas donde la interacción social es inherente.

Los cambios anunciados

De ello están conscientes en McDonald’s, por ello, Joe Erlinger, presidente de la marca en Estados Unidos publicó una carta que le explica a los consumidores cómo es que los restaurantes de la compañía, tanto los propios como los que son franquicias tendrán contacto con ellos cuando reabran sus puertas.

En ese sentido, detalló que las áreas de juego infantil estarán cerradas; los trabajadores usarán máscaras y guantes; y los restaurantes proporcionarán cubrebocas a los clientes en las localidades donde se requiera protección facial.

Aunado a ello, como ya se ha anticipado en otras partes del mundo como en Países Bajos y Francia, habrá asientos bloqueados; existirán micas protectoras en las cajas registradoras y stickers en el suelo para que las personas respeten la distancia social; además de que los autoservicios de bebidas se suprimieron (al menos por un tiempo) y en su lugar un miembro del staff rellena sus vasos.

Igualmente detalló que las estaciones de desinfección de manos estarán en cada mesa y los trabajadores deberán lavarse las manos al menos una vez por hora; mientras que se realizarán múltiples limpiezas en los espacios y mostradores de mayor contacto.

Las palabras de Erlinger reflejan mucho de lo que ha mostrado McDonald’s en sus restaurantes en Europa y lo que probablemente veremos en otras regiones del mundo, como en Latinoamérica en un futuro cercano, pues es, muy probablemente, la siguiente región en dar este paso; sin duda reflejado un cambio en la relación marca-consumidor.

Al menos eso se puede concluir de las propias palabras del CEO de la compañía, Chris Kempczinski, quien recientemente dijo: “El mundo se verá diferente al salir de esta crisis, y esperamos que muchos de esos cambios sean duraderos”.

Los restaurantes no serán los mismos

Así lo han ido delineando marcas como Burger King y Starbucks, que se suman a McDonald’s entre otras firmas que han anunciado cambios drásticos en la configuración de sus restaurantes, perro sobre todo, en la relación con sus clientes.

En todos los casos se subraya en mismo argumento, es responder a la ‘nueva realidad’ pugnado siempre por la protección y bienestar tanto de consumidores como del propio staff de las empresas.

De tal modo, otro de los cambios que impulsan todas estas marcas (y otras tantas más) pasa por una mayor digitalización de los servicios. Es como lo dijo recientemente Jose Cil, líder ejecutivo de Restaurant Brands International Inc., al destacar la prioridad de sus marcas por aumentar su capacidad de pedidos digitales a través de apps en smartphones.

Una postura muy similar a la que ha externado el CEO de de Starbucks, Kevin Johnson, quien también ha enfatizado que la marca pondrá especial énfasis en generar “más experiencias sin efectivo”.Predecimos que la aplicación móvil se convertirá en la forma de pago dominante“, dijo el ejecutivo hace sólo unos días.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299