Nuevo “crack” del peso argentino arrastra a otras monedas

El dólar abrió 25% más arriba que el cierre del viernes luego de que las elecciones primarias mostraran un resultado desolador para el actual presidente Mauricio Macri. Las acciones caen, los mismo que los bonos soberanos.

Bigstock
  • El peso argentino se vuelve a devaluar luego de los resultados electorales en la Argentina.

  • Los mercados, guiados por malas encuestas, esperaban una victoria del oficialismo, pero Mauricio Macri perdió por 15 puntos en las Primarias.

  • También retroceden otras monedas de países emergentes.

Las elecciones primarias de 2019 fueron un duro golpe para el oficialismo que gobierna la Argentina desde 2015.

El actual presidente, el representante de la centro-derecha Mauricio Macri, que buscará la reelección en octubre, prácticamente quedó sin chance de luego de sumar apenas el 32% de los votos este domingo, 15 puntos porcentuales menos que Alberto Fernández, su principal competidor. Ver Los argentinos castigaron a Macri en las urnas: perdió por 15 puntos en las Primarias.

Macri asumió hace cuatro años con la promesa de impulsar la economía. Abrió el mercado a las importaciones, liberó el “cepo” cambiario impuesto por la administración anterior, permitió el libre flujo de divisas, quitó la mayor parte de los subsidios a la energía y el transporte y centró su objetivo en terminar con el déficit primario.

Sin embargo, los capitales extranjeros nunca llegaron y la fuga de dólares no dejó de crecer. En un contexto de alta inflación y con el peso devaluado (cayó un 50% en 2018), lo único que atinó a hacer fue pedir un rescate récord de US$ 57.000 millones al Fondo Monetario Internacional y elevar las tasas de interés a más del 70%.

En medio de todo: el salario real cayó más del 12% y el consumo nunca se recuperó. La pobreza ya alcanza al 35% de los argentinos.

La economía comenzaba a mostrar mínimas señales de una recuperación lenta para salir de la recesión en el segundo trimestre de 2019, pero con la inflación por encima del 50%, la actividad industrial detenida y el desempleo de dos dígitos, los votantes ya no creyeron las promesas y lo castigaron duro en las urnas.

Este lunes, los mercados están convulsionados por las dudas sobre el futuro del acuerdo con el FMI durante una hipotética futura gestión de Fernández, algo que ni siquiera está confirmado porque aún falta la elección general del 27 de octubre próximo, una “eternidad” para la frágil economía del país.

El dólar, que había cerrado a 46,20 pesos argentinos el viernes, abrió entre 55 y 60 pesos en las casas de cambio y algunos bancos privados. Incluso hay sitios web que lo venden arriba de los 63 pesos por unidad de la moneda estadounidense.

El dólar a 60 pesos supone una nueva devaluación del 30%, que se suma a la que padecieron los argentinos en 2018 y que propició una inflación del 46,75% en 2018 y del 22% en los primeros siete meses de 2019.

Mercados

El medio La Política on Line lo describe así: “El daño para los activos argentinos de momento es inconmensurable y se habla de un ‘panic sale’ no sólo con caídas inéditas sino con un gran volumen a diferencia del boom del último viernes”.

De acuerdo con el mismo sitio, “las acciones de los bancos en el premarket ya caen prácticamente un 30%, con el Galicia en torno al 43%, el Banco Macro un 39,33%, el BBVA, otro 33,75% y el Supervielle -42,9%”.

“Por efecto de las PASO (Primarias), el dólar sube 25% y pasa los $56”, titula La Nación, uno de los principales diarios de Argentina.

Todas las acciones argentinas que cotizan en Wall Street muestran números en rojo con caídas desde un 3% hasta un 62%, dice el medio.

En la región, la caída del peso arrastra a otras monedas emergentes, que también retroceden frente al dólar, aunque con magnitudes menores: en Brasil, el real pierde 1,71%; peso uruguayo, 1,73%; el chileno, 1,02%; el colombiano, 1,66%, y el mexicano, 1,39%.