• Previo al anuncio, MullenLowe había llevado a cabo varios despidos en Nueva York, Los Ángeles y Boston

  • Además de recortar personal en ciertas agencias, IPG detuvo el trabajo con freelancers

  • También anunció que iba a salirse de mercados en donde eso fuera posible y económicamente viable

ACTUALIZACIÓN: Se remueve la mención a IPG Mediabrands. El artículo hacía referencia, equivocadamente, a esta unidad cuando en verdad tendría que haberse mencionado solo el grupo global. También se destaca que aún no se toma ninguna decisión para la región América Latina.

La interacción entre la crisis de COVID-19 y la industria del marketing es como una reacción en cadena. Mucha gente está en sus casas, algunas sin ánimos de gastar y otras sin un trabajo que les permita hacerlo. En consecuencia, las ganancias de varias marcas se desploma de una forma considerable, llevando al recorte de actividades no-indispensables. Por la baja demanda y el reto de comunicación de la pandemia, muchas empresas están recortando a sus agencias.

Si bien se podría pensar que este reto solo sería mortal para las agencias independientes, un buen número de conglomerados de marketing están tomando medidas de supervivencia. De acuerdo con Adweek, uno de estos grupos es IPG. La corporación ha tomado un par de decisiones difíciles para reducir gastos innecesarios y mantener su operación con vida. Entre ellas, detener aumentos de salarios, congelar contrataciones y hasta recortes salariales.

Pero en un memo enviado el viernes a los empleados de la marca, el CEO de IPG, Michael Roth, anunció que estos recortes no serán suficientes para sobrellevar el reto económico. Así que ha afirmado que se empezará a despedir personal en algunas, no todas, las agencias que están dentro del grupo. No se sabe qué firmas en específico saldrán afectadas. Sin embargo, se espera tener más “sacrificios” en aquellas con pocos clientes, en regiones lentas, etcétera.

Cabe destacar que aún no se han tomado decisiones para las agencias de IPG dentro de América Latina.

El drama de las agencias

Junto con IPG, otros grandes conglomerados están sufriendo ante el enorme reto que supone la actual crisis sanitaria. Desde principios del mes WPP anunció cambios aún más agresivos que su rival para mantener a flote sus agencias. Entre ellos, detener la recompra de acciones y reducir su inversión en mejorar su capital y sus sistemas de TI. Otros agentes, como lo es Publicis Groupe, se están enfocando solo en optimizar el poco trabajo disponible.


Notas relacionadas


Desgraciadamente, parece que la situación de las agencias de IPG es solo el inicio en la industria del marketing. Es claro para estas firmas y los expertos del mercado que las compañías deben continuar su estrategia comercial incluso ante el miedo económico. No solo para preservar la cadena de suministro, sino también por el bien y permanencia de sus mismas marcas. Pero al mismo tiempo, muy pocas empresas han escuchado las advertencias.

Ante este panorama, y conforme se siga expandiendo la cuarentena, es probable que haya más agencias que realicen recortes. Esto, tanto dentro de los grandes conglomerados como en el sector independiente. Por desgracia, la única forma en la que las firmas pueden impedir este destino es recortando gastos. Y el ejemplo de IPG deja en claro que, en el largo plazo, no es suficiente. Así que podemos esperar muchos despidos en este mercado.

La crisis del marketing

Junto con los conglomerados de agencias, también las firmas independientes han empezado a verse afectadas por la crisis sanitaria. A inicios del mes se registró la primer “muerte” oficial de la industria, con la pequeña compañía TBD en San Francisco. También hay segmentos que se están jugando una arriesgada apuesta, como investigación. Así como la COVID-19 podría mejorar su perspectiva, también pueden llegar a ser desechados más rápido que más colegas.

El tema de los efectos de la crisis de salud en el mercado del marketing es de hecho un tema muy común de discusión hoy en día. Según Adlibweb, la mercadotecnia digital, bien usada, es un canal de escape para las compañías y firmas afectadas. De acuerdo con Visioneer, todas las agencias que quieran sobrevivir tendrán que adoptar un enfoco aún más centrado en los clientes. Y The Drum cree que no todas las compañías mantendrán los recortes de inversión.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299