No twittees mientras …

Por Luis Miguel Martínez
Correo: [email protected]
Twitter: @lmuia

Una de las primeras lecciones que el joven aprendiz de conductor recibe es “nunca, nunca pierdas la atención al frente cuando manejas”.  Una razón tiene que ver con la velocidad de conducción en los nervios o el tiempo de respuesta al estímulo. Típicamente, un estímulo viaja por el cuerpo humano a una velocidad promedio de unos 50 metros por segundo.  Por ejemplo, al tocar una superficie caliente, nos daremos cuenta de eso en 10 milisegundos y después de otros 10 milisegundos el dedo, músculos y tendones recibirán la señal de quitarlo.  Al menos durante 20 milésimas de segundo se estuvo quemando la piel del dedo.  Tal vez parezca poco tiempo pero en un automóvil a 100 kilometros por hora, 20 milisegundos representan 60 centímetros, pero si nuestros sentidos son lentos, la mayoría de los sistemas en un automóvil son más lentos. Así, un automóvil BMW a 100 km/hr usará aproximadamente 75 metros para detenerse –algo así como 2.7 segundos–.  Es decir, la distracción de lo que sea, tweet, mensaje o llamada reduce el espacio necesario para frenar.

Las redes 3G y Edge nos permiten estar conectados en Internet con un dispositivo móvil, tal como el teléfono celular o el smartphone – iPhone, BB–. Esto nos permite estar conectados todo el tiempo mientras haya cobertura, lo cual es muy apropiado para las aplicaciones que utilizan el mapeo de Google. Pero a la vez se convierten en una fuerte tentación al invitarnos silenciosamente a generar contenido de forma móvil. Así, podemos ver algo atractivo, tomar una foto y enviarla en el momento; o subirla a uno de los servicios de fotografías de Twitter como yfrog.com o twitpic.com; o enviarla a Facebook. Ante los problemas de tráfico, el teléfono deja de ser un medio de comunicación para convertirse en uno de entretenimiento, y tal como los juglares crear contenido en el espacio público de la calle. Los arriesgados que hacen “Twieve” –contracción de Twitter y Drive– seguramente comenzaron en un semáforo, que con una duración del alto entre uno y tres minutos daba tiempo perfecto para leer el timeline y tal vez contestar un mensaje.

De acuerdo con Fast140.com, la persona que twittea más rápido, escribe a una velocidad de 220 palabras por minuto. La palabra en Inglés en promedio en Twitter tiene una longitud de cinco caracteres, así pues el ritmo de twitteo sería de 1100 caracteres por minuto. Sin embargo, esta figura sólo podría ser alcanzada en un equipo de cómputo con un teclado normal. En un teléfono portátil, la velocidad máxima sería de 80 palabras por minuto, o sea 400 caracteres por minuto. De acuerdo a estas cifras 140 caracteres tomarían algo así como 20 segundos –casi imposible– pero considerando que la media de velocidad en un equipo con un teclado “normal” sería de 60 palabras por minuto. Y de acuerdo con las cifras de velocidad, se podrían twittear 140 caracteres en 1 min y medio aproximadamente, suficiente para enviar un mensaje durante el semáforo en rojo.

La tentación de contestar un email a un cliente impaciente, a un jefe iracundo o a la pareja que espera, en la mitad del periférico es muy grande. La primera señal de que algo está mal, es cuando el automovilista de atrás toca el claxón pues la luz cambió de rojo a verde. El siguiente nivel surge cuando pasa lo mismo a la mitad de un embotellamiento. Leer un tweet o mensaje o correo, toma más tiempo del que necesitamos para detectar y producir un estímulo al pie en el freno o al acelerador. Lo cual facilita que haya una mayor probabilidad de un accidente. Una de los más famosos accidentes es el del Dr. Frank Ryan quien supuestamente murió al estar twitteando en la carretera.  De acuerdo con las cifras publicadas en Estados Unidos más de 450 mil personas sufren algún accidente por distracción en el camino, resultando en más de 5000 personas que fallecieron.

El mundo puede esperar, resiste la tentación de estar conectado todo el tiempo. Recuerda que hasta los años ochenta, no había celulares. No te desconectes para siempre y no twittees mientras manejas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299