No derroches tu tiempo en diseñar tu próxima tarjeta personal

Buenos Aires, Argentina.- A las tarjetas personales impresas les queda muy poco tiempo de vida. Al menos, si de una vez por todas, se comienza a generalizar el uso de la tecnología NFC, que reemplaza los datos impresos en las tarjetas por otros digitales a los que se accede a través de aplicaciones instaladas en los teléfonos.

Las tarjetas personales son, desde hace siglos, la puerta de entrada a la información de tu persona. Desde las “cartas de visita” que usaban los franceses en el siglo 17, han sido la mejor y más eficiente intercambiar información laboral a la hora de hacer negocios.

Sin embargo, las nuevas tecnologías estarían dándole su estocada mortal. Primero fue la información de contactos que se almacena en los propios teléfonos y, desde hace un par de años, con la masificación del sistema NFC (Near Field Communication). El NFC es una tecnología de comunicación inalámbrica, de corto alcance y alta frecuencia, que permite el intercambio de datos entre dispositivos a menos de 10 cm.

Varias compañías alrededor del mundo ya están intentando aprovechar la tecnología. Un ejemplo es Gemalto. Una compañía especializada en servicios móviles personales que desarrolló PopWings, una única tarjeta plástica que contiene un chip NFC, en el cual las personas registran sus datos de contacto a través de una aplicación instalada en su smartphone.

Los datos que se graban en la memoria de esta tarjeta son muy amplios, desde los que se podrían hallar en cualquier tarjeta tradicional de papel, hasta la foto, los perfiles en las redes sociales y un breve currículum profesional.

Otro ejemplo es tarjetas Moo, que lanzó su aplicación NFC by Moo. Esta app permite personalizar prácticamente por completo una tarjeta para ofrecer la información que se quiera entregar a los nuevos contactos.

  • Para poder “recibir” los datos de la tarjeta se debe contar con un smartphone con tecnología NFC (los más nuevos la traen) y descargar la app en cuestión.
  • No es necesario contar con conexión a Internet para leer los datos de la tarjeta (algo que sí se básico cuando se escanea un código QR incorporado a las tarjetas personales de papel).
  • La aplicación mantiene actualizados los datos desde la nube. Por ello, si su propietario cambia de actividad laboral y actualiza sus datos, ese cambio se refleja en la aplicación de quienes lo tengan como contacto.

tarjetas interior

Sigue a Pablo en Redes Sociales