Desde hace un par de años, una premisa constante al interior de la industria es aquella que profesa que “el sexo no vende”. Aunque es cierto que los valores dentro de la publicidad han evolucionado, también es cierto que este concepto podría no ser del todo cierto, más cuando vemos como el uso de celebridades del momento en escenarios sensuales continúa siendo la fórmula ganadora para muchas marcas. Así lo demuestra la nueva campaña de C&A en Brasil que juega con la imagen del futbolista Neymar y su novia Bruna Marquezine quienes posan en ropa interior.

Un estudio publicado en International Journal of Advertising liderado por el profesor de la Universidad de Minnesota, John Wirtz, descubrió que aunque las audiencias recuerdan con mayor frecuencia los anuncios con elementos sexuales más que los que no los tienen, dicho efecto no se extiende a las marcas o productos que aparecen en dichas ejecuciones.

La conclusión se obtuvo luego de analizar 78 estudios publicitarios publicados durante más de tres décadas, mismos que de manera colectiva representaron una muestra de 11 mil personas.

Con esto en mente, diversas marcas han hecho publicas sus intenciones de alejarse de discursos y mensajes provocativos para conectar con los públicos meta. No obstante, existen otras firmas que, aunque de manera mucho más mesurada, mantienen una línea que apela a la sensualidad para ser parte de la conversación y ganar relevancia entre los usuarios.

Con la imagen de Neymar y Bruna Marquezine, la marca de ropa C&A demuestra el hecho en su nuevo esfuerzo publicitario que no sólo apuesta por la “vieja teoría” de “el sexo vende”, sino que además suma a un personaje que, en tiempos mundialistas, es de especial interés mediático.

El spot se lanzó con motivo de el Día dos Namorados (Día de los Novios) que se celebrará en Brasil el próximo 12 de junio y fue lanzado en redes sociales bajo la etiqueta #BruMar una combinación de los nombres de ambas figuras.

Será interesante ver el resultado de esta acción considerando el precio estimado que la firma tuvo que pagar para tener al futbolista y su pareja sentimental en pantalla, toda vez que Neymar es considerado el jugador de fútbol con mayor precio de mercado (cerca de 213 millones de euros) incluso por encima de Messi (202,2 millones de euros) de acuerdo con el laboratorio CIES.