Netflix va por La Voz, American Idol y X Factor

  • Netflix producirá su primer reality de música llamado Rhythm + Flow

  • El reality es un formato en el que ha apostado en los últimos años: Marie Kondo y Nailed It, son algunos ejemplos

  • El objetivo son contenidos que tengan equilibrio entre el costo de producción y atracción de audiencias

Los reality show son uno de los formato que más fácil conectan con el público, esa dosis de ‘realidad’ los vuelve muy cercanos y hace posible que el público se identifique con al menos uno de los participantes. Las grandes compañías del entretenimiento lo han identificado y buscado explotar al máximo, la última de ellas es Netflix.

Desde hace unos años los reality musicales han ganado empatía entre las audiencias; The Voice, American Ido, o X Factor son algunos de los más populares que incluso han tenido sus adaptaciones en distintos países. Este es el target al que apunta la de Los Gatos California.

A ritmo de Hip Hop

Pero, en el caso de Netflix parece que en lugar de juntar a aspirantes a estrellas musicales de distintos géneros, apelará a una de las más grandes influencias de la música y cultura pop en los últimos años: el Hip Hop.

Presentó el teaser de Rhythm + Flow, su reality show musical que tendrá como fin encontrar a la próxima estrella del Hip Hop. Para atraer al público y a los participantes, ha reunido a un grupo de jueces de reconocida trayectoria en la industria como: Cardi B; Chance the Rapper; y TI.

Se trata de una serie que se estrenará en el mes de octubre y contará de 10 episodios, mismos que se distribuirán en tres semanas en los que se realizarán las audiciones, la presentación de cyphers, batallas de rap y videoclips, posteriormente las muestras de colaboraciones para finalmente designar al ganador. Todos estos eventos se desarrollarán en distintas sedes: Los Ángeles, Nueva York, Chicago y Atlanta.

Es un movimiento inteligente considerando que el Hip Hop y Rhythm and blues son dos de los géneros más consumidos en Estados Unidos, con el 37.4 y 38.9 por ciento, respectivamente, detrás del Rock, Pop y Country, de acuerdo con datos proyectados en Statista. Además, hay que señalar que han influenciado de manera importante a los primeros dos géneros en los últimos años, así como en otros ámbitos como la moda, cine, series, política incluso en mercadotecnia y publicidad.

Bueno, bonito y barato

Netflix sigue develenado parte de su estrategia a medida que llegan rivales de mucho peso en el mercado de plataformas de video streaming como Disney+, Apple TV+ y posteriormente HBO Max, entre otras.

Esto ha implicado no sólo la llegada de competencia, sino la pérdida paulatina de parcos contenidos que cuentan con un profundo engagement con el público con Friends, The Office y las series de Marvel, entre otras. Esto a medida que también cancela series como The OA que no son lo suficientemente rentables.

En ese sentido, la apuesta por Rhythm + Flow puede resultar lógica. Una vez Ted Sarandos, director de contenido de Netflix dijo que “un espectáculo grande y costoso para una audiencia pequeña es difícil (de mantener) incluso en nuestro modelo para hacer que el trabajo sea muy duradero”.

Sus palabras dan peso al hecho de que la compañía ha invertido en muchos reality show, desde Queer Eye, el éxito internacional de Marie Kondo o el ejemplo de Nailed It, que tropicalizó en algunos países como México.

Para algunos especialistas, aunque estos programas requieren ser bien producidos, no dejan de ser más baratos de producir que las series o películas con guión y tienen como beneficio que a menudo atraen a audiencias más amplias.

Una fórmula vieja que sigue siendo efectiva

Como mencionamos al inicio de la nota, los reality shows son, desde hace algunos años, una fórmula muy efectiva para conectar con los públicos. Se trata de un formato que mucha historia en las pantallas, tal vez el primero de ellos fue The Real World, programa de MTV de principios de los noventa que presentó a personas desconocidas o reales viviendo ‘su vida cotidiana’ pero como parte de un programa de televisión.

Esta idea logró una proyección global hace unos 20 años gracias a Big Brother, programa de ‘teleralidad’ que surgió en Holanda producido por Endemol y que tuvo su primera emisión en 1999, pero que después fue adaptado en una gran cantidad de países, México entre ellos.

Desde entonces, los reality se han multiplicado, hoy casi no hay temática que no cuenta con una versión en este formato. En Estados Unidos, por ejemplo, America’s Got Talent (de ABC) se mantuvo como uno de los diez programas más vistos durante 2018, de acuerdo con datos de Nielsen.

México no escapa de esta tendencia, otro reporte de la consultor revela que los reality show son el género televisivo más rentable en el país, especialmente durante los considerados ‘prime time’, no sólo por el tiempo que captura a los espectadores en pantalla, sino por la cantidad de conversaciones en redes sociales que generan: Exatlón y Reto 4 Elementos fueron algunos de los más populares en 2018.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299