Los días corren y Netflix está cada vez más próxima a librar la que podría ser su mayor batalla. Disney+ está a unos meses de llegar al mercado y con ella, se espera que la plataforma de Los Gatos, California pierda gran parte de los contenidos producidos por la casa Mickey Mouse.

Este escenario dejaría a Netflix en una complicada posición. Un reciente sondeo realizado por The Hollywood Reporter, indica que el 28 por ciento de los usuarios de Netflix se iría de la plataforma si despareciera todo el contenido de Disney de la mencionada plataforma.

Más interesante es reconocer que de este gran total, los fans de Marvel de entre 18 y 35 años serían los más drásticos al respecto: el 35 por ciento de ellos cancelaría su suscripción ante el posible escenario.

La dependencia de Netflix

Si bien esta conclusión se obtuvo luego de entrevistar a 2 mil 201 adultos en Estados Unidos, lo cierto es que perder a cerca del 30 por ciento de los clientes en un mercado sería razón suficiente para quitar el sueño a cualquier ejecutivo.

De hecho, lo es más si reconocemos la dependencia que el éxito Netflix tiene del contenido licenciado.

Datos entregados por la consultora 7Park indica que el 80 por ciento de los usuarios de Netflix no consume el contenido original de la compañía, sino que prefiere series y películas producidas por cadenas televisivas y estudios cinematográficos.

De hecho, a decir de cifras entregadas por Jumpshot, más de la mitad de los 50 shows más populares en la plataforma pertenecían el año pasado a compañías que planean lanzar su propio servicio de streaming, como NBCUniversal, WarnerMedia y Disney.

Una as bajo la manga

Con las cifras anteriores queda claro que Netflix depende del contenido de terceros y aunque con inversiones millonarias en la producción de series y películas propias ha intentado reducir dicha tendencia, lo cierto es que lo que podría salvar al aún líder del video en streaming sería una jugada legal.

Cuando Netflix llegó al mercado con su revolucionaria propuesta, a las grandes compañías productoras de contenido les parecía correcto firmar contratos con la compañía que, para esta , garantizaban la permanencia de algunos grandes títulos por años con cláusulas que ahora mismo podrían no ser las mejores para las casas productoras más tradicionales.

Desde Wired han revelado los detalles detrás de estos acuerdos firmados con gigantes del sector, como Warner Bros, HBO, y Universal, los cuales indican que los propietarios de las licencias más populares de Netflix o bien no pueden retirar el contenido, o están obligados a devolverlo a la plataforma.

De Disney a AT&T

Con esto en mente, por ejemplo, el contrato con Disney indica que todas la películas lanzadas entre enero de 2016 y diciembre de 2018, aún cuando sean retiradas por un tiempo, tendrán que volver a Netflix durante 2026, con lo que todo indica que títulos como Black Panther de Marvel tendrán un lugar asegurado en el futuro.

En la misma línea, aunque AT&T, propietario de firmas como Warner Bros, HBO y DC Comics, ha mostrado sus intenciones por retirar su contenido de Netflix, la mayoría de sus series estaño a todas a la plataforma más popular al momento con una cláusula que indica que Netflix podrá seguir ofreciendo las series hasta tres años después de que se emita el último capítulo. 

De esta manera, de los diez programas licenciados más populares de Netflix, se calcula que al menos ocho continuarán en la plataforma durante los próximos años.

Esta jugada entrega a Netflix algo más de tiempo para continuar con su estrategia de posicionamiento para sus contenidos originales; sin embargo, habrá que esperar para reconocer si este respiro será suficiente para competir con el gran portafolio con el que Netflix arribará en noviembre próximo.