Netflix se disculpa con los fans de Harry Potter y sin querer reconoce un gran problema con sus contenidos originales

harry potter
Imagen: Warner Bros.

Este viernes hubo mucha polémica debido a que en redes sociales y algunos medios de comunicación se informó que Netflix incluiría en su catálogo para Latinoamérica la saga completa de Harry Potter.

La euforia por el mundo creado por J.K. Rowling es entendible, hablamos de una de las franquicias de la industria del entretenimiento más poderosas en su respectivo mercado.

Para darnos una idea, las ocho películas de Harry Potter recaudaron más de 7 mil millones de dólares de ingresos por concepto de taquilla, de acuerdo con datos en Statista -esto sin considerar la extensión de contenidos sobre el mundo mágico, con Fantastic Beasts, la venta de libros originales y merchandising-.

Entre euforia, redes sociales y los medios

Todo este lío tiene su origen el pasado 6 de enero, cuando Netflix anunció que lanzaría la saga completa del mago y compañía el 1 de febrero, pero sólo para España.

Como suele suceder con contenidos que tienen un alto impacto en la cultura pop, los suscriptores de otros países y regiones se preguntaron si también sería el caso para sus regiones, como en Latinoamérica.

Esta semana la compañía de Los Gatos, California, explicó que las películas estaban previstas para el mercado español y, por el momento no se contemplaba para los usuarios en LATAM.

Pese a esa aclaración, algunos medios divulgaron que sí sería así y que la saga estaría disponible en el catálogo de la plataforma en México.

Esto provocó un lío y Netflix salió al quite con algunas respuestas en Twitter a algunos usuarios:

“Tío Netflix mañana va a estar la saga de Harry Potter completa para América Latina también?”, preguntó @SelenaBeckyLove
Y obtuvo como respuesta: “Lamento informarte que no será así”.

Una disculpa, intento de hacer marketing y un resbalón

A raíz de la continua inquietud de los fans, Netflix tuvo la idea de lanzar un video promocional que cumple varios fines, pero se resaltan dos en particular: ofrecer una sentida (y con humor) disculpa por no poder cumplir -de momento- la petición, y hacer promoción a sus contenidos originales.

“Miles de títulos, millones de horas de contenido original, series para todos, películas nominadas a premios internacionales, el mejor talento del mundo… Nada de esto importa… Sin las 7 que faltan de Harry Potter”, con un cierre que dice: “Nos esforzamos mucho de verdad”.

La idea es clara, tratar que los fans vean con humor la imposibilidad de contar con esas películas de Warner Bros. y, de paso recordarles que Netflix cuenta con una gran cantidad de contenido original, muchos de ellos con gran popularidad: Black Mirror, Stranger Thing, La Casa de papel y Club de Cuervos, entre ellos.

Sin embargo, dejó evidencia de algo que se ha cuestionado en varias ocasiones: por más que destinen miles de millones de dólares en contenidos, no necesariamente quiere decir que estos son vistos, o que causan furor entre sus suscriptores.

Hay signos que lo demuestran

Sí, sabemos que hay hits o home runs que hacen pensar lo contrario, Bird Box, The Haunting of Hill House, Black Mirror, Stranger Things, La Casa de Papel, 13 Reasons Why o You, así lo hacen pensar.

Pero proporcionalmente a lo que gasta en producciones, se puede decir que la balanza no es del todo favorable. De hecho, un estudio revela que el 80 por ciento de los usuarios de Netflix no consume el contenido original de la compañía, sino que prefiere series y películas producidas por cadenas televisivas y estudios cinematográficos.

Y no está tan alejado de la realidad, a finales del año pasado se difundió la noticia de que Netflix pagó 100 millones de dólares por conservar a Friends, cuya posible salida tras la finalización de la licencia provocó una fuerte presión por los fans en redes sociales.

La presión también se sintió cuando se comenzó a especular que la plataforma se quedaría eventualmente sin las series de Marvel, algunas de ellas fundamentales para su crecimiento.

Lo mismo sucede con algunas películas que solo se estrenaban para Estados Unidos y no para el resto de mercados donde está presente la plataforma; la euforia y confusión por Harry Potter lo vuelve a confirmar.

Esto demuestra que para Netflix no sólo será fundamental mantener su estrategia de contenidos originales, en especial en contenidos locales; también el prolongar o sumar nuevas licencias de distribución de aquellas franquicias que tienen un sólido vínculo con las audiencias.

Solo así, Netflix podrá resistir el embate que viene de otras plataformas que crecen en calidad y variedad de contenidos.