Para nadie es un secreto que Netflix es una de las marcas más exitosas del momento. Su negocio parece no dejar de crecer. Proyecciones lanzadas por Nakono, indican que la plataforma de streaming podría registrar ingresos cercanos a los 249 millones de dólares durante este año.

No obstante, es cierto que hablamos de una empresa cuyo crecimiento podría verse frenado por diversos factores que, incluso, podrían poner su negocio en una situación de quiebre en el futuro.

Desde la llegada de nuevos competidores, hasta los vacíos que tiene la logística del propio servicio, son muchas las amenazas a las que la creadora de Stranger Things deberá poner atención.

Los 192 millones de dólares perdidos cada mes

Es justo en este último punto en el que una reciente investigación firmada por Cordcutting hace énfasis, la cual sentencia que la plataforma de videos on demand pierde cera de 192 millones de dólares cada mes por el uso ilegal de su servicio.

Todo tiene que ver con la manera en la que los usuarios comparten sus contraseñas y dan acceso a personas que no están suscritos y que, por tanto, no pagan por disfrutar del portafolio de entretenimiento.

DE manera puntual, el informe alega que uno de cada cinco usuarios de servicios de streaming utiliza la cuenta de otra persona de manera ilegal.

En este escenario, Netflix es el gran perdedor al sumar 24 millones de usuarios del servicio no pagan por las películas y series que el servicio ofrece. En pesos y centavos, esto quiere decir que la empresa de Los Gatos, California, pierde al menos 7.99 dólares por usuario al mes.

Prime Video de Amazon y Hulu también resulta ser grandes afectados al perder por la misma razón mensualmente 45 millones y 40 millones de dólares respectivamente.

Una luz al final del túnel

Aunque las pérdidas no son menores, lo cierto es que uno de los hallazgos de la investigación ofrece una oportunidad importante para estas empresas, toda vez que a decir de la conclusión de este estudio, aquellos usuarios que utilizan el servicio de manera ilegal, también están dispuestos a pagar por el mismo.

De esta manera, el reporte indica que el 59.3 por ciento de los encuestados declararon que pagarían por Netflix si se cortara el acceso. La cifra para Hulu es del 37.8 por ciento, y para Prime Video, del 27.6 por ciento.

Muchas de las empresas que se desarrollan en esta arista ya trabajan en sistemas de inteligencia artificial capaces de determinar cuando una cuenta o contraseña es utilizada de manera ilegal por varios usuarios, lo que permitirá tomar cartas en el asunto.

No obstante, lo cierto es que este tipo de empresas tienen la obligación de evangelizar a sus audiencias sobre el correcto uso de las contraseñas y del servicio como una manera de prevenir que este tipo de acciones se conviertan en pérdidas para sus negocios aún más elevadas.