Durante la semana pasada, The New York Times reportó que Netflix se encontraba en negociaciones para desarrollar una serie de programas en donde los protagonistas serían Michelle y Barack Obama, la ex pareja presidencial que se mantuvo dos periodos al frente de la Casa Blanca.

Las suposiciones hicieron pensar en la forma en la que ambas partes podrían beneficiarse de dicho acuerdo. Por un lado, Netflix representaría para los Obama un canal de comunicación sin filtro con el público de gran alcance tanto a través de la pantalla en streaming como mediante las redes sociales del servicio de entretenimiento que cuenta con más de 101 millones de seguidores en Twitter y más 55 millones personas a quienes les ha gustado su página de Facebook.

Por su parte, para Netflix el beneficio estaría en contar como protagonistas con dos figuras que generar especial interés entre las audiencia, hecho que daría un nuevo valor a su apuesta de generar contenido original atractivo.

Si bien esto aun se mantiene como una especulación, es cierto que la mera idea de que el proyecto pudiera ser una realidad ya representó beneficios para Netflix. Desde Forbes indican que durante la última semana, el valor de las acciones de la plataforma de entretenimiento se negocian en el precio más alto de toda su historia. El precio de las papeletas se disparó 10 por ciento, lo que representa una ganancia para la marca de casi 400 millones de dólares.

El incrementó coincide con la filtración de la supuesta serie que dará un espacio a la emblemática pareja presidencial de Estados Unidos, y aunque este puede no ser el único factor, sin duda se trata de un supuesto que se traduce en un interesante motor al respecto.

Las cifras hablan de la oportunidad que existe, la cual con seguridad Netflix sabrá capitalizar de una u otra manera, con lo que los ingresos por 3 mil 286 millones de dólares registrados durante el último trimestre de 2017 -según su reporte financiero- podrían crecer de manera exponencial en el futuro inmediato.