x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Educación y campañas de alimentación, la respuesta para combatir la obesidad: Nestlé

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Para Nestlé los sellos negros del nuevo etiquetado poco servirán para contrarrestar un problema de salud mayor.

Aún no se ha implemento al 100 por ciento ni con todas sus condiciones, y el nuevo etiquetado no ha dejado de ser tema de conversación al interior de la industria. Marcas como Nestlé, Coca-Cola, Bimbo y Lala, han emitido postura a esta nueva norma que supone un reto nunca antes visto para todos los jugadores de la cadena de valor.

Desde la cantidad de productos que deberán ser reempaquetados o en su defecto, marcados con calcomanías hasta la percepción que esto deje en el consumidor, muchos serán lo retos que las grandes marcas deberán enfrentar ante esta nueva normativa.

De manera puntual, se estima que acatar el cambio en el etiquetado involucraría a cerca de 800 mil productos, lo cual equivaldría a una inversión de más de 6 mil millones de pesos para la mayoría de las tiendas de la capital del país, esto aún cuando el plazo de implementación recibió una prórroga.

Entre números

El impacto económico, también se reflejará en los bolsillos del consumidor, quienes com la implementación de las siguientes fases de esta regulación podrían padecer algo más que sólo perder a los personajes de marca que los acompañaron durante toda su infancia.

Decirle adiós al Tigre Toño, El Negrito, El Osito Bimbo, el Gansito Marinela y Chester Chetos, podría ocasionar una ceñida en ventas, lo que de manera natural podría elevar los precios de los productos hasta en un 30 por ciento en función de la intención de las empresas por mantener su negocio.

Cuando menos así lo refirió César Enríquez Morán, director de la Asociación Americana de Marketing (AMA), quien tal y como publican diversos medios, ha indicado que con esta normativa “vas a matar al Osito Bimbo, al Tigre Toño y al Pancho Pantera, en estos productos de consumo la influencia del empaque es hasta un 30 por ciento la decisión de compra, si se caen las ventas ese mismo porcentaje se incrementará de precio al consumidor, porque las empresas no están dispuestas a tirar dinero”.

Aunque todo esto está en juego, lo cierto es que las marcas están obligadas desde todos los frentes a adaptarse a la nueva ley si no quieren ser acreedoras a multas millonarias.

Empresas como Walmart, Oxxo, Soriana o 7-Eleven, podrían verse afectadas si venden productos que no cumplan con la nueva modificación a la NOM-051. La multa es millonaria.

A decir de Mariana Curiel, fundadora de la Asociación Mexicana de Etiquetado, las autoridades están capacitadas para multar a estos puntos de venta con hasta 9 millones de pesos, además de que sus puntos de venta podrían ser clausurar total o parcialmente, se podrían decomisar total o parcialmente los productos, mientras que el representante legal de estas firmas podría ser arrestado.

Las posturas de las marcas

Todo lo que está en juego, ha comenzado generar opiniones y acciones del lado de las marcas, en donde quizá la reacción más tajante fue la tomada por Coca-Cola, firma que anunció que habría solicitado un amparo ante esta nueva norma ya que, como indicaron en un comunicado, “la compañía no puede asegurar que esta reforma no tendrá un efecto adverso en su negocio y en los resultados de sus operaciones en México”, al tiempo que puntualiza que la resolución de este proceso está pendiente.

En la misma línea, hace unas semanas, Lala aseguraba en una conferencia con analistas que ante el nuevo etiquetado reformulará algunos de sus productos.

“Un tercio de nuestro portafolio no se verá afectado por la nueva ley y, por otro lado, hemos estado trabajando en la formulación de nuestros productos. Estamos reduciendo el azúcar y el sodio en varios productos, sin sacrificar el perfil o las características de los productos para mantener las preferencias del consumidor”, puntualizó Arquímedes Celis, director general de Grupo Lala .

Con este movimiento se espera que la marca pueda reducir la cantidad de etiquetas que deberán de imprimir en el empaque de los productos.

Aunque esta tendencia parece ser la norma, no significa que el movimiento sea un proceso sencillo.

De hecho, desde Bimbo, indicaron que el nuevo etiquetado no favorece la reformulación de los productos, lo cual pone un reto especialmente grande para las marcas.

Así lo mencionó el director general de Grupo Bimbo, Danil Servitje, quien en un foro virtual realizado por Expansión, afirmó que el nuevo etiquetado no favorecen la reformulación de productos y considera medidas más estrictas a las que ya se aplican en otros países latinoamericanos en la mencionada materia.

Una más se suma

Ahora Nestlé ha dicho lo que piensa sobre este nuevo etiquetado y su conclusión deja dudas sobre la efectividad de la ley.

En entrevista con Forbes, “la normativa se ha aplicado en Chile y el problema no es tanto la adaptación de la industria, el problema es que la obesidad ha seguido incrementando, creo que el último año ha superado su récord de obesidad en Chile. Esto cuestiona la validez de esta normativa, yo creo que es un problema complejo de sociedad, de estilo de vida y creo que es importante informar y educar al consumidor a vivir una alimentación saludable cuando come en casa o fuera de casa”.

De esta manera, considerando lo sucedido en Chile, para Nestlé los sellos negros que ahora acompañan a la mayoría de los productos que se venden en las tiendas poco servirán para contrarrestar un problema mayor.

“Tenemos esa duda de que si la vía elegida por Chile está funcionando, mirando los números de la obesidad, y estamos preocupados que México siga el mismo camino, es importante tomar medidas, normas que tengan resultados y el tiempo nos dará la razón si esta nueva normativa funcionará, pero si tomamos el ejemplo chileno como referencia podemos tener algunas dudas”, puntualizó el directivo de Nestlé.

¿Qué sucedió en Chile?

Hace 4 años, Chile implementó sellos similares a los que ahora promueve el nuevo etiquetado para advertir sobre los daños a la salud que puede producir el consumo excesivo de alimentos y bebidas procesadas.

Aunque la normativa lleva casi un lustro de haberse puesto en marcha, lo cierto es que los últimos datos entregados por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), Chile el 74 por ciento de la población adulta sufre sobrepeso u obesidad, lo que ubica a esta nación como el papis de la E OCDE con más alta tasa de obesidad y sobrepeso, incluso por encima de México (72.5 por ciento) y Estados Unidos (71 por ciento).

Aunque es pronto para decir si este nuevo etiquetado funcionará para alcanzar los resultados que esperan las autoridades, la realidad es que las marcas deberán de pensar en movimientos futuros que aprendan de lo sucedido en Chile, en donde su responsabilidad quizás esté no en cambiar la apariencia de sus productos, sino reformularlos en pro de una alimentación más sana que se acompañe de programas y campañas de concientización que influyan en el consumidor para adoptar estilos de vida más saludables.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados

McDonald's

McDonald’s revive alimento que daba por muerto

McDonald’s ha tomado la decisión de revivir uno de sus productos que hace años no tenía en el menú de sus restaurantes y la acción es señal de cómo las marcas están apostando por viejas estrategias en contingencia.