Native advertising ¿no es tan mal vista por los consumidores?

El tema del native advertising está convirtiéndose en tendencia este año en el mundo de la publicidad, cada vez son más las marcas que invierten en este recurso para ganar presencia entre los consumidores. Pero ¿es bien o mal recibida esta forma de publicidad?

De acuerdo con datos de un estudio realizado por Harris Pool que el 62 por ciento de los consumidores no rechazarían un contenido de marca si es diferenciado y es restringido a cierto tiempo y espacio específico.

Su encuesta que incluyó la participación de 2,157 usuarios estadounidenses destaca que entre los datos obtenidos se logró conocer que los millennials tienen dificultades a la hora de identificar qué contenidos son publicidad o cuales son editoriales, esto pese a que son el grupo poblacional que más experiencia tienen con los nuevos modelos de comunicación de marca como los social media, product placement o content marketing.

Esto supone un riesgo, pues la correcta identificación y la percepción de los usuarios sobre este tipo de contenidos, puede afectar su relación con las marcas y su objetivo de lograr una mayor presencia en el top of mind de las audiencias.

De igual forma, la dificultad de distinguir entre contenido editorial y contenido publicitario ya motivó que el gobierno de Estados Unidos publicara lineamientos para evitar que los consumidores se confundan.

El encontrar los parámetros adecuados que logren el equilibrio que permitan a los usuarios distinguir entre contenido editorial y publicitario es un reto para el native advertising en su camino a consolidarse como una de las tendencias más fuertes que siguen las marcas para hacer contacto con las audiencias.

Cabe destacar que se estima que durante 2015 se invirtieron alrededor de 4 mil 300 millones de dólares, de acuerdo con datos de Statista. Cifra que probablemente siga e aumento dado que medios como la NBC, USA Today y otras grandes compañías de medios están apostando por este tipo de contenidos.