Mujeres de tallas grandes exigen a la industria textil

Si este tema además tiene que ver con romper estereotipos y con reivindicar el imaginario femenino, tan golpeado desde siempre, aún mejor.

Una de las cosas más asombrosas y fascinantes de esta era digital es ciertamente el giro en la balanza de poder entre las marcas y los consumidores. Que éstos últimos hayan tomado la palabra y sean quienes de algún modo dirigen partes de la orquesta es bien interesante, además de impensable hace varias décadas cuando los fabricantes nos trataban como simples máquinas de consumo, eso sí, mudas, pasivas y hasta tontas.

Y bueno, si este tema además tiene que ver con romper estereotipos y con reivindicar el imaginario femenino, tan golpeado desde siempre, aún mejor. Pues un grupo de mujeres de tallas grandes, encabezado por el portal español We Lover Size, decidió exigirle al mercado que deje de verlas como un nicho de poca importancia, incluso muy ignorado. Ya ven que en todas las tiendas usualmente se encuentran esas esquinas sombrías con cuatro prendas horribles XL, plus size o curvys.

Sí , cuatro prendas, oscuras o elaboradas con telas que más parecen de colchón antiguo o de blusa de bisabuela, siempre enormes. Me refiero a mucho más grandes que incluso la talla. Es cierto, pues este grupo de chicas ya se cansó de vestirse con manteles o de parecer camillas ambulantes. Quieren ser considerabas por el mercado de la moda, tener acceso a las marcas buenas y de diseñadores, a las cadenas de bajo costo también y sentirse bellas y sexys con lo que usen.

¡Qué se acabe la discriminación contra los supuestos ´nichos minorías´ que no encajan en los estándares de belleza impuestos. Que por cierto serán todo menos minorías, ya ven que este portal agrupa 168.000 seguidoras en Instagram y 134,000 en Facebook. Es que sí, hablamos de las mujeres reales, la mayoría, que ahora nos llama el marketing ´mujeres reales´ de algún modo asumiendo que los maniquíes que llevan años vistiendo, con cintura de abeja, sí fueron creados por la mercadotecnia.

Este movimiento de ´mujeres de carne y hueso´ sigue creciendo y cada día cuenta con más líderes en las pasarelas y en la publicidad. Una de esas muchas modelos ´rompe- moldes-impuestos´ es Tess Holliday, hermosa con sus 120 kilos de peso. Y proliferan las voces en pro de la diversidad estética, gracias por ejemplo a fantásticos curvy-blogs como Pretty and Olé, Doublecloth, Soy curvy, Theduchessana y Vistete que vienen cursas.

Así que, desde esta trinchera, yo también alzo la voz por esta causa. ¡No más cuerpos ideales! ¡No más prendas hechas solamente para mujeres súper delgadas y cero voluptuosas! Es, por cierto una oportunidad enorme para el mercado textil y de la moda, pues los estimativos hablan de un crecimiento de 24 por ciento del mercado de tallas grandes en Reino Unido, en los próximos dos años.
¡No más rincones oscuros para colgar la ropa grande! Que lo oiga bien la industria, las mujeres somos diversas y todas queremos vernos bien y sentirnos guapas. Qué siga esta revolución, por favor, ¡ni un paso atrás!

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299