Mujer adquiere vestido en Ali, es engañada con las tallas y da lección para comprar en internet

Una mala experiencia de compra se puede convertir en una oportunidad de reventa cuando saber contar una buena historia de tu trago amargo.

vestido
imagen: internet
  • Una mala experiencia de compra se puede convertir en una oportunidad de reventa cuando saber contar una buena historia de tu trago amargo.

  • El mercado de comercio electrónico se ha enfrentado en infinidad de ocasiones a las críticas del consumidor por una mala experiencia de compra.

  • Ali y Amazon son dos de las plataformas líderes en comercio electrónico, por el alcance que han logrado entre el consumidor online.

Si sabes contar tu mala experiencia de compra en una tienda en línea, tienes la oportunidad de que ganar y contrarrestar tu gasto.

Esto lo aprendió Michaela Smith, luego de que compró un vestido en Ali que resultó ser una burla de tallas, sin embargo, contó su mala experiencia y ganó.

Smith compró un vestido tipo vintage en Ali por 27 dólares. La prenda de rayas azules con blancas y flamingos estampados resultó una estafa.

Estaba demasiado pequeña, el corte en nada se parecía a lo ofrecido y al ponérselo, lejos de un vestido, parecía babero.

El incidente lo contó en Trade Me, donde comparó la imagen de Ali con una donde lo viste y terminó ganando 190 dólares por la prenda.

La mala experiencia de una prenda que se compra en internet y se obtiene una talla errónea no es nueva, pero este caso si es una lección al consumidor online, para saber qué hacer cuando estos incidentes ocurren.

Como lo advertimos, esta no es la primera vez que un consumidor denuncia los errores en tallas de las prendas que compran en internet.

En 2017 dimos a conocer la historia de Deena Shoemaker, quien denunció cómo las marcas de ropa tenían un problema en las tallas de sus prendas.

La denuncia la llevó a vestir diversas prendas con tallas que iban de la 5 a la 12, solo que estas contaban con el mismo corte y ajuste en su cuerpo.

“Cuando se cambia la talla de los pantalones de una chica de una 40 a una 46 y se etiqueta como ‘talla grande’, ¿cómo se supone que se lucha contra eso? La manipulación de fotos es una cosa, pero ¿cómo esperas que yo la convenza de que el número impreso dentro de su ropa también es una mentira?”, criticó Shoemaker en esa ocasión.

null

null

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo