Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Monedas de LATAM se aprecian; países exportadores de materias primas ganan

Países exportadores de materias primas en LATAM, como Brasil, Colombia, Perú y México, están viendo sus monedas fortalecerse debido a la independencia de productos de Rusia e Ucrania.

Compartir:

Exportaciones y el coronavirus
  • Las condiciones financieras de países de Europa del Este y de otros países de Asia y Medio Oriente se ven mermadas por la dependencia de exportaciones de los países en conflicto: Rusia y Ucrania.

  • Aunque se pensaría que los grandes perdedores serían las economías en desarrollo, lo cierto es que las monedas latinoamericanas se están apreciando frente al dólar.

  • Ello, tiene su origen en las exportaciones de materias primas, en LATAM la agricultura, minerales y petróleo controlan el mercado.

En la economía Latinoamericana (LATAM) se observa un fenómeno y es que a partir del conflicto bélico entre Rusia a Ucrania, las monedas cercanas a dichos países comenzaron a depreciarse, principalmente, en Europa del Este y Asia y Medio Oriente; en cambio, aunque pareciera una contradicción, Brasil, Colombia, Perú y México están viendo sus monedas apreciarse.

La inflación aumenta y la crisis del costo de vida se avecina sobre las personas del mundo y aunque en los países en desarrollo serían los más afectados por el conflicto, los exportadores son los ganadores, ya que los dependientes de importaciones de Rusia y Ucrania están viendo su moneda depreciarse.

Cabe recordar que Rusia es el principal proveedor de gas natural de Europa y el cese de suministro está generando importantes incrementos en los precios de energía.

Por su parte, la exportación de cereales como el trigo y de aceites vegetales genera que millones de personas en el mundo vean la inseguridad alimentaria en la puerta de sus hogares.

El mundo se ha visto impactado por la participación que tienen ambos países en la producción de granos y fertilizantes.

Rusia y Ucrania son protagonistas del comercio mundial de alimentos y productos agrícolas. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en 2021, las exportaciones de trigo representaron el 30 por ciento y las exportaciones de aceite de girasol representaron el 78 por ciento a nivel mundial.

La estabilidad financiera del mundo vio su tranquilidad desmoronarse con la invasión de Rusia a Ucrania, ya que coincidió con la desaceleración económica, perturbación del mercado de materias primas y de las cadenas de suministro incidiendo de forma negativa en todas las naciones.

Hablar de apreciación de las monedas latinoamericanas pareciera un imposible durante la crisis, ya que hace referencia al aumento de su poder de compra de bienes y servicios del resto del mundo. En palabras más sencillas, las monedas locales se fortalecen.

Además, se dice que la inflación daña más a los países de economías emergentes; no obstante, el Fondo Monetario Internacional (FMI) vislumbró que hay diferencias en esas consecuencias en los países exportadores de materias primas.

 

Países exportadores de materias primas en LATAM se ven beneficiados; sus monedas se aprecian

De acuerdo con el informe de estabilidad financiera “La onda de choque de la guerra en Ucrania pone a prueba la resiliencia del sistema financiero por varios canales”, realizado por el FMI, las monedas de Brasil, Colombia, Perú, México y otros mercados emergentes tienen un mejor desempeño gracias a que son exportadores de materias primas.

El fenómeno económico se empezó a ver desde la invasión de Rusia y Ucrania, ya que hasta agosto de 2020, el real brasileño y el peso mexicano fueron las primeras monedas en sufrir impactos en la depreciación de sus monedas por la crisis originada de la pandemia. Según Yahoo Finanzas, el peso mexicano perdió un 22 por ciento de su valor respecto al dólar entre el 2 y el 24 de marzo de 2020.

Con la llegada del conflicto bélico en febrero, las monedas emergentes dieron una vuelta de 180 grados: el peso brasileño ha sido el más beneficiado, ya que se ha apreciado un 19 por ciento frente al dólar desde enero; el peso colombiano vio su valor crecer y casi acumula un 10 por ciento desde principios de año y el peso mexicano, por su parte, lleva un acumulado menor del 3.5 por ciento en lo que va del año.

Y es que en todo el mundo los precios de las materias primas aumentaron: se evidenció la vulnerabilidad del mundo en materia de seguridad alimentaria y energética en el que se encuentra al depender de un mercado globalizado.

En ese incremento de precios, los medios de comunicación, los gobiernos y los inversionistas pusieron gran énfasis en el petróleo como la materia prima con más aumentos de precios; sin embargo, tuvo un incremento del +29 por ciento los últimos meses a nivel mundial, cifra menor al crecimiento de precios del carbón y trigo, con +69.3 por ciento y 60.1 por ciento, respectivamente, apunta Perspectivas Económicas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD).

En un primer momento, la pandemia generó en América Latina la detención de exportaciones y en 2020 sufrieron una caída del -9 por ciento, dicen datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la recuperación impacto positivamente y el comercio retomó su rumbo manteniendo crecimientos sostenidos, en 2021 alcanzó el 9.9 por ciento.

La apreciación de las monedas latinoamericanas se debe a que son exportadores de materias primas. Ahora, para desmembrar las apreciaciones de las monedas emergentes de Brasil, Colombia, Perú y México vale la pena hablar de sus exportaciones.

Según el Observatorio de la Complejidad Económica, Brasil exporta mineral de hierro, azúcar y café y en 2021 sus exportaciones aumentaron un 15.7 por ciento.

En el caso de Colombia, el país se posicionó como uno de los principales exportadores de petróleo; sin embargo, ha experimentado caídas en comercialización y merma en extracción, pero el dinamismo del país no se ha perdido por la demanda de China.

En el caso de Perú, las exportaciones se mantienen por el mercado del cobre, harina de pescado, hierro y gas natural.

En México, las máximas exportaciones están enfocadas en los vehículos, seguido por artefactos mecánicos, material eléctrico, instrumentos de fotografía y cinematografía, combustibles minerales, aceites y productos de destilación.

Aunque el país alcanzó un valor de exportaciones que osciló entre los 47,693 millones de dólares, para enero de 2022 disminuyeron a 33,899 mdd, señalan datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La fortaleza de las monedas ayudará a mitigar la inflación y al parecer las exportaciones de los países de materias primas  en LATAM se seguirán incrementando. Ello, ayudará a amortiguar el daño de la pandemia en la región e inclusive podría permear la existencia de nuevas relaciones comerciales debido al vacío que dejaron las naciones en conflicto.

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores