CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Mientras Phillip Morris se encamina a terminar con venta de cigarros, los eléctricos reciben golpe de la OMS

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Luego de que Phillip Morris y Marlboro se despidieran simbólicamente de algunos mercados, la OMS da otro golpe a las tabacaleras mediante un nuevo estudio que habla sobre las implicaciones y posibles daños de los cigarrillos electrónicos
  • No es sorpresa que gigantescas tabacaleras como Phillip Morris, hayan iniciado hace tiempo el camino que pretende llegar a un término paulatino de ventas de cigarros convencionales. 
  • Los cigarros eléctricos son la apuesta para muchas de estas empresas que ven una oportunidad de seguir comercializando productos con base en tabaco, pero sin el humo generado por los convencionales.
  • Sin embargo, la OMS tiene un asunto pendiente con estos artículos de relativamente reciente llegada a los mercados y en su último estudio lo ha evidenciado. 

Las tabacaleras son uno de los mercados que a nivel mundial ha sabido seguir su marcha entre la preferencia del consumidor, si bien es cierto que el escenario cambia y hoy los consumidores son más analíticos y quisquillosos con lo que consumen y se encaminan a mostrar hábitos más saludables, es cierto también que compañías como Phillip Morris no se han quedado de brazos cruzados y han activado diversas campañas que dan cuenta de su preocupación por los clientes, invitándolos a una vida más saludable, para ello, por supuesto, también han tenido que modificar su portafolio de productos, lanzando al mercado alternativas que prometen ser el sustituto ideal que mantenga el equilibro en el sector, es decir, seguir comercializando derivados del tabaco pero sin el humo que tanto daño podría causar que caracteriza a los cigarros convencionales.

Pero no basta con que la empresa dueña de Marlboro se despida de mercados, como lo vimos hace apenas unos días, con Inglaterra, o que al mercado hayan llegado algunas opciones representadas por los cigarros electrónicos esperando ser quienes protagonicen el sector en unos años, puesto qu ela OMS ha dado a conocer un nuevo estudio que señala que el uso de cigarros electrónicos, que en los últimos años se se populariza entre fumadores y no fumadores, triplica la probabilidad de que el usuario fume más adelante tabaco convencional, advierte hoy un informe de la Organización Mundial de la Salud  sobre el consumo de tabaco en el que se piden limitaciones a esos nuevos productos.

El informe, que incluye por primera vez datos sobre los dispositivos electrónicos de tabaco, advierte que los menores de edad están entre los principales públicos objetivos de estos productos relativamente recientes y se les intenta atraer mediante sabores atractivos y “afirmaciones engañosas”.

“La nicotina es muy adictiva, la administrada por medios electrónicos puede ser perjudicial, y debe ser mejor regulada”, advierten los autores del informe.

El jefe de la Unidad de No Tabaco de la OMS, Vinayak Prasad, explicó en la presentación del estudio que los cigarrillos electrónicos y productos similares están prohibidos en 32 países, la mayoría de ingresos altos y algunos de ingresos medios.

Marlboro se despide de mercados y los cigarros electrónicos golpeados ¿Qué queda para la industria tabacalera?

Philip Morris, la única entre todas las compañías, les dice a los fumadores que dejen el hábito. Ello es algo que hemos visto en el pasado, para ello, han invertido millones en investigación científica que les permita seguir comercializando derivados del tabaco pero sin ocasionar muertes.

El tabaco ocasiona más de 6 millones de muertes cada año. Con la declinación de los fumadores a lo largo del mundo, las gigantes tabacaleras han iniciado una carrera en busca de productos nuevos y supuestamente menos dañinos para alimentar la adicción a la nicotina, incluso en tanto siguen basándose en los cigarrillos tradicionales para mantener sus ganancias.

Hoy ya no se trata sólo de cigarros electrónicos, la subsidiaria de Phillip Morris lo tiene claro y lanzó al mercado un producto que no ha quedado del todo claro qué es. Su estrategia de cuatro componentes comienza con algo llamado iQOS, pronunciado “aicose”.

Abra el estuche de plástico blanco o azul del IQOS y encontrará un calentador que parece una pluma. En un extremo uno inserta una unos pequeños cigarrillos, llamados HEETS. El IQOS –que algunos han dicho es un acrónimo para “I Quit Ordinary Smoking” (dejo el cigarrillo tradicional, en inglés)– calienta suavemente el tabaco sin quemarlo, produciendo un aerosol tibio de algún modo emparentado con la nicotina.

No se trata de fumar. Tampoco es vaporizar con un cigarro electrónico. Se trata de hacer “heeting”, tal como lo describía Marlboro hace ya cinco años en 2016.  Pero aún, con el tiempo que ha pasado, resta un largo trecho para determinar cómo recibirá el mercado este producto y lo que los organismos de salud tengan para decir acerca del implemento.

 

Ahora lee:

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Artículos Premium

Artículos Premium

Más de Merca2.0

Artículos relacionados