Michael Jackson se va de Los Simpson y se desploma su marca personal

A casi una década de su muerte, el escándalo todavía persigue al “Rey del pop”, Michael Jackson. Tras la publicación del documental Leaving Neverland, producido por la cadena estadounidense HBO, su marca personal parece desmoronarse en una especie de efecto dominó.

Y es que el contenido del documental afirmaría lo que se venía señalando desde que la estrella de la música pop vivía aún: son ciertas las acusaciones de abuso a menores de edad que habría perpetrado en su rancho Neverland, que poseía en la localidad de Santa Barbara, California, y que era —literalmente— un parque de diversiones con temática infantil.

Por lo pronto, ya se han mostrado algunas reacciones adversas al branding personal de quien ha sido considerado como la estrella más grande en la historia de la música pop. Una de ellas se dio por parte de la producción de Los Simpson, emisión norteamericana que incluyó al cantante en el episodio “Papá está loco” (Stark Raving Dad), emitido en 1991.

El productor del programa, James L. Brooks, declaró para el periódico The Wall Street Journal que ya no emitirán dicho episodio como protesta por los escándalos de abuso que habría cometido y que se han ventilado tras la publicación del documental antes mencionado.

Además de esta reacción por parte de Los Simpson, algunas emisoras radiofónicas en Canadá y Nueva Zelanda decidieron hacer lo propio, al eliminar de su programación habitual la música del cantante, quien murió el 25 de junio de 2009, a la edad de 50 años.

Con este tipo de reacciones, el prestigio de esta figura parece desplomarse y su marca personal también se iría por los suelos, sin saber hasta que niveles puede llegar.

Sin negar las grandes cualidades musicales de Jackson, el misterio y la oscuridad que marcaron su vida parecen cobrar factura, al menos en su nombre y branding personal —se dice que el padre del músico, Joseph Jackson, era muy estricto y habría cometido maltratos contra su hijo desde su niñez, cuando lo reclutó junto a sus hermanos para conformar el grupo The Jackson Five, que tuvo sonados éxitos musicales—.

Lo cierto es que, a casi diez años de su muerte, Michael Jackson todavía representa un importante activo para la música. Hasta 2018, su sexto álbum de estudio (Thriller) todavía se consideraba como el disco más vendido de la historia, con un estimado de 65 millones de copias desde su lanzamiento, en 1982.

Por su parte, Los Simpson también se ha consolidado como una emisión icónica de la cultura popular norteamericana. Este año cumplirá 30 años de transmisiones ininterrumpidas, siendo uno de sus activos más importantes la integración de diferentes figuras del entretenimiento, quienes como Jackson, prestan sus voces a la trama de diferentes capítulos y logran potenciar sus propias marcas personales.