Mi mamá ya usa Facebook

test script image

Por Daniel Granatta
Twitter @danigranatta

A veces me llegan preguntas a mi cuenta de Formspring que inquieren sobre qué proyecto es aquel en el que más me ha gustado participar o del que estoy más orgulloso -me imagino que de los que me ha tocado trabajar en publicidad-. Y la verdad es que de un tiempo a esta parte lo que contesto siempre es que de lo que más orgulloso estoy es de que mi madre utilice con soltura sus cuentas de Twitter y Facebook. Empezó con reticencia, pero poco se fue curtiendo y haciéndose de su propio criterio para publicar fotos, republicar contenidos y/o agregar o eliminar amigos. Pero no fue hasta un día en que ella sola convocó un evento al que empezó a invitar a gente en que yo exclamé “¡Paren las máquinas!”. Mi madre se había vuelto una hardcore user de Facebook, afortunadamente sin jugar Farmville. Al punto de que ahora los espacios entre llamadas telefónicas son más espaciosos, porque a fin de cuentas estamos informados una del otro vía Facebook.

Eso me lleva a un sitio que nunca va a ganar ningún premio creativo en festivales de publicidad pero que a mí me parece maravilloso. El sitio es de Google y se llama Tech Support Care Package, y es básicamente un pequeño generador de correos electrónicos configurables en el que uno puede dirigirle un mensaje a sus padres, agregándoles pequeños vídeos que incluyen explicaciones de “cómo cortar y pegar”, “por qué es necesario cambiar la contraseña cada X tiempo” o “cómo organizar una videoconferencia por Skype”. Que parecen cosas triviales, pero que, probablemente para nuestros padres no lo sean. El interfaz es maravillosamente simple y el resultado es un layout de un correo electrónico de una finura que asusta (en positivo).

De ahí me voy al fenómeno de Hasan Baba, el “abuelo del techno”, considerado así porque baila de esta forma tan increíble:

Y pueden ver más bailes suyos haciendo click aquí y también aquí. Imaginen entonces a los nietos de Hasan Baba, presumiendo de que su abuelo tiene un vídeo con ocho millones de vistas en YouTube.

Entonces pensé que qué divertido el cómo la tecnología acerca -quizá hasta involuntariamente- a segmentos aparentemente incomunicados por una brecha que probablemente sigue siendo generacional pero no ya tecnológica. Los abuelos o las mamás, más cercanos a nosotros gracias a herramientas como ese sitio de Google comentado hace un par de párrafos. Y entonces, digo, por qué no pensar en que una campaña para niños no pueda vivir, por ejemplo, de la relación de ese niño con su abuelo en un espacio virtual, en vez de relacionar al niño, también por ejemplo, con un superhéroe galáctico y sideral. O sea, que una campaña para niños en internet empiece porque la marca le habla a las mamás por Facebook o a los abuelos por TV, por decir algo.

Habrá que probar a ver qué tal, por qué no.