x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Mi bola de cristal

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Las empresas se están preparando para el futuro de nosotros, pero ¿se están preparando para el futuro de los que nacieron en este siglo?
Liliana Bretón, maestra de planeación estratégica y nuevas tendencias publicitarias en la UPAEP.

 

Mi hija un día me preguntó “¿Para qué prendíamos la compu antes de Facebook?”. Esto fue en 2009.

El ser humano siempre ha tenido la necesidad de comunicarse y me puedo imaginar que sus pinturas rupestres eran el equivalente a su muro de Facebook. Apenas hace 10-12 años no teníamos Facebook, Twitter, Instagram o YouTube. A veces chateábamos y algunos ya tenían sus cuentas en MySpace o en Hi5, pero nunca nos imaginamos lo que vendría y que haría que hasta las abuelitas le entraran a la tecnología.

Hoy: el futuro del ayer.

A partir de que llegan estas nuevas plataformas, el mundo de la comunicación cambió, especialmente para el ciudadano promedio, el de a pie… es decir, tú y yo, y nos dio voz. Una voz que toca a los que antes eran inalcanzables, los que nos anteponían secretarias o polis para poder hablar con ellos.

Nos hemos convertido en reporteros de tiempo real, donde todo se ventila y se exhibe sin recato alguno. El impacto (y el poder) de las redes es exponencial e imparable, con millones de posts publicados por segundo e imágenes dando la vuelta al mundo a velocidad vertiginosa, en medios que no tenían nombre hace muy poco.

Para tener información de primera mano y de forma inmediata, los medios tradicionales (caray, ya no sé cómo llamarlos) han pasado a un segundo término. Es más, cuando una noticia llega a la tele o a la radio, ya es vieja para los usuarios de las redes. Los mismos noticieros se nutren y se informan de las redes.

Lo que me impacta es que poca gente habla del futuro de las redes, porque no tenemos ni idea de en qué se van a transformar. Por supuesto que vamos a traerlas pegadas al cuerpo con los wearables que vamos a usar y que nos van a resultar indispensables. Pero ¿qué más podrá venir?

Imaginemos el futuro de hoy.

Seguramente las palabras Snapchat o Tinder serán cosa del pasado, igual que Twitter y YouTube. Ya no vamos a Googlear y los jovenzuelos de allende futuro se burlarán de los actuales milenials y zetas cuando mencionen triple-dobleú.

Me imagino que todo, todo, absolutamente todo va a caber en el dispositivo que traigamos con nosotros, no necesariamente un smartphone: tu IFE/INE, tu pasaporte, tu visa, tu licencia, tu dinero, tu trabajo, tu entretenimiento, tus boletos… ¿dije todo? Sí, todo. El NFC es el rey.

Y seguramente ese dispositivo va a ser multisensorial y con él podremos sentir texturas y oler aromas y probar sabores… Lo que no sé es qué tanto la escritura y la lectura van a estar ahí. Me parece que más bien no van a existir los teclados ni los traductores, ni los diccionarios ni los textos escritos.

El teléfono, la tele y la radio… pfff ¿qué es eso?

Pocas tiendas físicas, no hay sucursales bancarias, todo es en línea – digital – virtual… la venta o trueque entre individuos es más viable porque ya todos tienen un escaparate y una voz pública. Todos tienen acceso a crowdsourcing, compitiendo hombro con hombro con los grandes.

La publicidad es mucho más dirigida, hipersegmentada y mucho más inteligente. Los anuncios ya dejaron de interrumpir contenidos en cualquiera de las formas en las que muten o evolucionen.

Todo vive en la nube. No hay archivos, pocas librerías, no hay tiendas de música ni de videos. El reino es del streaming en versión 2, 3 ó 4. Las empresas no tienen servidores y los enlaces ya no existen. El internet es como la instalación de la plomería en casa, sólo se instala una vez y ya no te la cobran. Lo que pagas es el contenido (como el agua que pasa por la plomería). Y lo inmediato es todavía más inmediato.

Y así…

Las empresas se están preparando para el futuro de nosotros, pero ¿se están preparando para el futuro de los que nacieron en este siglo?

Y tú ¿qué opinas…? ¿cómo ves el futuro? Ven y cuéntame en Twitter @LaBreton… y el que quiera objetar, ¡qué objete! Besito mua.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados