Quizá una de las resoluciones de Año Nuevo más comunes a lo largo y ancho del planeta es mejorar en el terreno laboral. Los empleados buscarán tener un mejor nivel de vida y mejores condiciones de trabajo, tendencia que explica -en gran medida- las altas tasas de rotación que se registran durante los primeros meses de cada año.

Para dar contexto, basta con reconocer que, según una encuesta de Spherion, el 62 por ciento de los trabajadores estadounidenses tienen como objetivo realizar un cambio o mejorar su profesión. Mientras que una encuesta firma por Groupon, conseguir un nuevo empleo fue el cuarto propósito de Año Nuevo más común durante el cierre de 2018.

4 signos que indican que estás listo para pedir un aumento de suelo

De esta manera, no es extraño que por la cabeza de más de un empleado haya cruzado la idea de pedir un aumento salarial y la estadística muestra que, aquellos colaboradores que se arriesgan han tenido suerte en conseguir más por su trabajo.

De acuerdo con un estudio realizado por Accenture que revela que aunque sólo el 44 por ciento de las mujeres y el 48 por ciento de los hombres solicitaron un aumento, el  85 por ciento obtuvo algún beneficio.

Pero, ¿Cómo saber si es buen momento para pedir un aumento? Más allá de la situación que cada empresa atraviese, la realidad es que como empleado es importante realizar una autoevaluación para saber si el aumento de sueldo es merecido y un análisis de Inc.com revela cuatro señales a considerar para saber si mereces un incremento salarial:

Entiendes la cultura de la empresa

Para los empleadores, encontrar colaboradores que encajen con la cultura de la compañía no es sencillo, situación que puede generar mermas en la productividad o calidad del trabajo.

Identifica cuáles son los valores que la empresa defiende y analiza si en realidad tus actitudes, acciones, lenguaje y comportamiento se alinean con los mismos.

Entiende las creencias de la empresa y se critico en definir si tu labor aporta para alcanzar el mejor resultado, en función del bien común.

La empresa forma parte de tu historia

¿Estás relacionado con la historia de la empresa?¿Tu andar por la misma, ha marcado tu historia profesional? Para mejorar las garantías de obtener un aumento deberás ser un empleado relaciona con la historia del lugar donde trabajas. Tendrás que saber por qué se creó la organización, qué representa y a dónde quiere ir. Cuando como colaborador puedes responder a estas preguntas con argumentos, tendrás grande posibilidades de aprecian el esfuerzo y los sacrificios realizados para alcanzar el éxito, lo cual es fundamental para cumplir con los objetivos y metas que te son solicitados. Sé un contribuyente, no un espectador.

Aceptas las oportunidades

Ves en cada solicitud una oportunidad y no una imposición. Por pequeño o grande que sea el reto, aceptas las encomiendas con la firme convicción de que se trata de un espacio en blanco que decoraras con tu talento y conocimiento. Un buen empleado -apto para recibir un aumento- rara vez rechazará una solicitud porque no importa cuán pequeña sea, es una oportunidad, incluso si es una tarea difícil. Es una oportunidad para generar confianza y compromiso de ambas partes.

Más allá del crecimiento personal 

Pedir una mayor retribución no sólo es visto como un logro personal, sino como una mejora en la relación con el empleador que provocará crecimiento para la empresa. Identifica con sinceridad y criterio que es lo que puedes aportar a la compañía. Considera que al pensar en entregar un aumento a un empleado, las empresas suelen evaluar los siguientes puntos:

  • Los tipos de objetivos que se plantean.
  • Priorizan las tareas urgentes, pero siempre piensan a largo plazo.
  • Demuestran capacidades a través de la acción.
  • Desarrollan ideas que valen la pena.

Estos empleados alinean su progresión con las estrategias tácticas de la compañía. Se preocupan por el resultado de las decisiones tomadas y trabajan para mejorar el lugar de trabajo.