Menos de la cuarta parte de los egresados de carreras de comunicación trabajan en su especialidad

A pesar de que las licenciaturas en comunicación, periodismo y similares se encuentran entre las 15 más solicitadas, sólo el 24 por ciento de los egresados trabajan en áreas de comunicación de empresas, instituciones o en medios informativos, según el Consejo Nacional para la Enseñanza y la Investigación de las Ciencias de la Comunicación (CONEICC). Las mismas estadísticas indican que el 10 por ciento de las egresadas realizan tareas secretariales.

Esta afirmación se basa también en los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo: 9.0% de personas, a pesar de haber estudiado esta carrera en el nivel superior, tienen un trabajo de nivel técnico; y 56.7% de las personas que estudiaron esta carrera tienen un trabajo que no es acorde con sus estudios.

La carrera de comunicación inició en México hace más seis décadas. A la fecha han egresado más de 450 mil estudiantes. El 60 por ciento de quienes concluyen sus estudios son mujeres. De quienes abandonan los estudios son en su mayoría hombres.

Actualmente hay más de 65 mil estudiantes inscritos en licenciaturas en comunicación, en sus diferentes modalidades, y periodismo, de los cuales el 60 por ciento son del género femenino y 40 por ciento del masculino, de los cuales se estima que sólo concluirán la carrera unos 11 mil.

El panorama laboral no es esperanzador, pues actualmente el sueldo promedio mensual que reciben los egresados de la carrera es de once mil pesos.

Según datos publicados por la Revista Mexicana de Orientación Educativa, Ciencias de la Comunicación y Periodismo es una de las carreras con mayor matrícula en nuestro país en las más de 30 instituciones de educación superior, tanto públicas como privadas, que la imparten, ocupando la posición número 13 respecto a las 87 licenciaturas nacionales agrupadas por área, de acuerdo con información de la Dirección General de Profesiones de la Secretaría de Educación Pública. Si se considerara también una subrama que, en la práctica, tiene una relación estrecha con dicha carrera como es Técnicas audiovisuales y Producción de Medios. Si se pudieran agrupar estas dos subramas el total de la matrícula se elevaría a 129, dicha carrera ocuparía el puesto número 3.

“Este fenómeno ocasiona una saturación no sólo en el ámbito escolar, sino también en el mercado laboral, que se encuentra adelgazado porque las plazas de empleo se crean a un ritmo inferior al que egresan los estudiantes de las instituciones que imparten dicha carrera” dice el estudio de la citada revista.

Así, el estudiante no sólo tiene que competir en el momento de solicitar el ingreso a la carrera, sobre todo en Instituciones de Educación Superior Públicas, sino también en el momento de ingresar al mercado laboral, enfrentándose a una gran oferta de profesionales, quienes ante la falta de plazas de empleo suficientes terminan aceptando trabajar en actividades no propias a su formación escolar.

Esta generalización o imprecisión en la definición de la carrera genera que existan más de 25 denominaciones distintas al título de licenciatura, con planes y programas de estudio, objetivos e intereses diferentes, tales como, licenciado en:

– Comunicación e información 

– Comunicación organizacional 

– Ciencias de la comunicación 

– Comunicación 

– Comunicación y periodismo 

– Comunicación y arte digital 

– Periodismo 

– Comunicación y medios digitales 

– Ciencias de la información 

– Comunicación social 

– Comunicación humana 

– Periodismo y medios de información 

– Arte digital 

– Ciencias y técnicas de la comunicación 

– Comunicación y artes audiovisuales 

– Periodismo y comunicación públicas 

– Animación, arte digital y multimedia 

– Comunicación audio visual 

– Comunicación periodística 

– Comunicación, publicidad y relaciones públicas 

– Comunicación y tecnología educativa 

– Comunicación y medios 

– Ciencias de la información y la comunicación 

– Multimedia y animación digital 

– Comunicación visual 

– Comunicación e imagen pública 

– Comunicación y producto de medios 

– Comunicación e innovación educativa

loading...
Compartir
Artículo anteriorInfluencers, ¿una costosa impostura?
Artículo siguienteMéxico, de los países más vulnerables en ciberseguridad
Licenciado en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM y Maestro en Relaciones Públicas por el CADEC, Es socio fundador y Vicepresidente Ejecutivo en AB Estudio de Comunicación y profesor del Máster en Comunicación Digital que imparten el CADEC y la Universidad de Cantabria. Distinguido como Maestro Emérito. Es autor y coautor de libros sobre relaciones públicas. Fue electo “El Publirrelacionista del Año 2013”, reconocimiento al que convoca la Asociación Mexicana de Profesionales de Relaciones Públicas (PRO-RP)