Desde que abandonaron la realeza británica, la participación de la pareja en actividades filantrópicas se ha vuelto más intensa.

Su fundación Archewell se reactivará en 2021, buscando apoyar a diversas causas sociales.

Meghan Markhle ya había hablado acerca de asuntos raciales cuando condenó la muerte de George Floyd a manos de policías blancos.

“Stop Hate for Profit” (detener el odio con fines de lucro, en español), el movimiento que busca erradicar los discursos racistas en redes sociales como Facebook, cada vez gana más adeptos entre marcas de prestigio y personas públicas, como es el caso de Meghan Markhle y su esposo el príncipe Harry.

Recientemente trascendió que la pareja que renunció a la corona británica se uniría al boicot contra Facebook, comentó una fuente cercana a la pareja al medio Harper’s Bazaar: “A medida de que desarrollamos Archewell, una de las áreas que el Duque y la Duquesa de Sussex han querido abordar es el discurso de odio en línea, y hemos estado trabajando con los grupos de derechos civiles y justicia racial”.

Esa misma fuente completó la postura de la pareja: “En las últimas semanas, en particular, este tema se ha vuelto aún más vital, y (los Duques) han estado trabajando para alentar a los CEOs globales a solidarizarse con una coalición de grupos de justicia civil como NAACP, Color of Change, y la Anti-Defamation League, que están pidiendo cambios estructurales en nuestro mundo en línea”.

Contenido relacionado:

Netflix apoya a comunidades afroamericanas de EU con donativo de 100 mdd

Ford, Adidas y Clorox los nuevos detractores de Facebook: Esta es la lista de los anunciantes que han abandonado la red social

Compromiso con causas nobles

En su momento, Meghan Markhle ya había hablado acerca de asuntos raciales cuando condenó la muerte de George Floyd, el afroamericano asesinado por policías blancos en Minneapolis, Minnesota el 25 de mayo de este año, ante una audiencia de estudiantes que se encontraban en su ceremonia de graduación.

Después, se involucró en el caso de Althea Bernstein, una mujer víctima de un presunto ataque racista cuando un grupo de hombres le roció la cara con líquido para cerillos y le lanzaron uno encendido. Bernstein, una paramédica de 18 años, sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en la cara y el cuello, según información de Madison365.

Fue a partir de que renunciaron a la realeza británica que la pareja comenzó a involucrarse en gran medida en el activismo social y a acercarse a filántropos para participar en proyectos destinados al apoyo de grupos o causas vulnerables.

Será a través de su fundación Archewell que Meghan y Harry seguirán prestando ayuda a los grupos que más lo necesiten. La pandemia de coronavirus frenó la posibilidad de ver en acción esta iniciativa que se retomará hasta 2021, según lo anuncio el medio Tatler.

Una polémica de grandes niveles

El boicot a Facebook ha sido uno de los temas principales en los últimos días: hasta el momento son más de 150 anunciantes de enorme jerarquía los que han decidido hacerse a un lado y dejar de anunciarse en la red social si no se cambian las condiciones para regular los discursos de odio que abundan en la red social que sigue siendo una de las cinco más usadas a nivel mundial (tiene 2.271 millones de usuarios).

Esta campaña, que ya preocupa a Facebook por los impactos que podría tener en sus acciones en la Bolsa de Valores, inició el pasado 17 de junio, pero alcanzó proporciones de gran magnitud cuando uno de sus principales anunciantes, Unilever, decidió retirar toda su publicidad de la red social, lo cual significó dos cosas: pérdidas millonarias para la empresa de Mark Zuckerberg y una inspiración para que otras grandes marcas siguieran los mismos pasos de Unilever: Coca-Cola, Honda, Verizon, Levi Strauss y las cafeterías Starbucks, el sexto mayor anunciante de Facebook el año pasado.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299