• De acuerdo con Microsoft, el programa ElectionGuard estará disponible a través de su servicio GitHub

  • El software es desarrollado junto con la compañía Galois, que diseña su propio sistema electoral para el Pentágono

  • Agentes en Estados Unidos temen que los sistemas de votación actuales sean muy vulnerables a ciberataques

Debido a la creciente influencia de las compañías de tecnología en la vida cotidiana, el público y otros agentes les exigen cumplir con cada vez más responsabilidades. Esto es cierto de una forma particular dentro de la esfera política. Incidentes como Cambridge Analytica revelaron qué tan vulnerables son los procesos democráticos a las nuevas tecnologías. Así pues, algunos agentes han empezado a establecer medidas para fortalecerlos. Entre ellos, Microsoft.

AP señaló que la compañía de tecnología presentó un nuevo software de código abierto. El programa, de acuerdo con el CEO de Microsoft Satya Nadella, permitiría “modernizar la infraestructura electoral en cualquier parte del mundo”. ElectionGuard, como se denominó a este proyecto, estaría disponible a partir de verano próximo. Los primeros prototipos podrían incluso ser probados en el transcurso de la votación presidencial estadounidense de 2020.

ElectionGuard es parte del Programa de Defensa de la Democracia. Josh Benaloh, clave en el desarrollo del software, aseguró que el proyecto tiene varias características. No solo permitirá a los votantes confirmar que su elección se haya registrado correctamente. Asimismo, dejará a agentes externos revisar los resultados, sin que puedan alterar los sufragios. Microsoft firmó una alianza con la Universidad de Columbia en un modelo piloto para auditar su efectividad.

Microsoft, ¿defensor de la democracia?

No solo la compañía de Nadella está interesada en proteger los resultados electorales de próximas votaciones políticas. Hace unos días, Facebook anunció que implementaría medidas más estrictas en la Unión Europea en cuestión de publicidad. Así como Microsoft, la red social quiere evitar que agentes externos afecten el curso del proceso democrático. Estas compañías también se reunieron con Google, Twitter y otras en agosto pasado para discutir el tema.

Con su Programa de Defensa de la Democracia, Microsoft ha tenido modestos logros para proteger los procesos electorales y la integridad de la vida política del mundo. Desde que fue anunciado en abril de 2018, la iniciativa solo ha presentado una versión especializada de su Office 365. En su momento, la tecnológica apuntó que esta oferta transferiría los beneficios de ciberseguridad en su oferta Business a partidos políticos, al principio solo en Estados Unidos.

Pero es crucial remarcar que Microsoft tal vez no solo esté esforzándose en estos proyectos por pura responsabilidad social corporativa. La mayor parte de las tecnológicas que se han visto envueltas en controversias políticas han sido anunciantes. Twitter se ha convertido en uno de los campos de batalla más frecuentes en esta esfera. Google ha sido acusado de censurar a figuras de derecha y extrema derecha. Y ni hablar de los pecados de Facebook.

Todas éstas, en especial Google y Facebook, son todavía líderes en el entorno publicitario internacional. Un mercado en el que la compañía de Nadella está muy interesada en entrar. A finales de abril, le cambió el nombre a Bing Ads para convertirla en Microsoft Advertising. Si este cambio refleja algo, es que quiere posicionarse en el mercado como una alternativa seria. Y si logra mostrar su valía en el entorno político, podría también robarles parte de su mercado.