Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Media People: Mario Filio

Más de una generación creció escuchando su voz en comerciales de radio y TV; hoy interpreta a personajes favoritos de los niños.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Mario Filio

Mario Filio se define como el “Peter Pan” de la industria, pues con casi cuatro décadas de trayectoria y un público objetivo joven, no puede darse el lujo de crecer.

“No puedo crecer. Lo último que haría sería comportarme como un señor, no es mi estilo, no es mi vida, no es mi forma de ser”, dice.

En su paso por el stand up, televisión, radio y ahora streaming, el comunicador ha representado los valores de las marcas e instituciones más importantes en México, hasta llegar a la pantalla grande con grandes papeles cinematográficos.

En la publicidad las generaciones lo asociaron como la voz de Coca-Cola, La Comercial Mexicana, Nestlé, Bimbo, Fabuloso, Gillette, Papalote Museo del Niño, General Motors, 7-Eleven, Chester Cheetos, Reino Aventura y muchas otras más.

Sin embargo, su posicionamiento de marca personal lo llevó al mundo del doblaje, donde interpreta a grandes personajes como Goofy, Miss Piggy, Ralph el Demoledor, Rey Julien, Obi-Wan Kenobi, el Espejo Mágico de Shrek y un sinfín más.

 

 

“La publicidad es moda y se tiene que mover con la tendencia. Si un creativo opina que tú ya no estás a la moda o que el producto necesita un giro total, la marca cambiará de voz las veces  necesarias”.

Mario Filio / Instagram: @mariofilio  /  locutor comercial y actor de doblaje / Licenciado en Comunicación por La Universidad de la Comunicación
Instagram: @mariofilio  /  locutor comercial y actor de doblaje / Licenciado en Comunicación por La Universidad de la Comunicación.

 

Merca 2.0 – ¿Cómo te iniciaste en la industria de la publicidad?
MARIO FILIO. Empecé hace más de 30 años. Fue una época en que yo estuve haciendo de todo, no tenía ni un momento libre.

Ya dentro llegué a un punto en el que estaba en la Unidad de Educación Educativa haciendo una serie que se llama “Sepa Inglés”, a la par en Canal 11 como voz del canal y algunas cosillas a cuadro, también tenía un programa de cine en vivo en MVS Televisión y, a la par, hacía Plaza Sésamo, Al Ritmo de la Noche, el Festival Acapulco, Valores Juveniles y con Eugenio Derbez en algunos proyectos.

Era una locura. Decidí no encasillarme y tomé la decisión de especializarme en la locución comercial y poco a poquito el doblaje fue tomando un lugar muy orgánico.


Merca 2.0 – ¿Cuánto ha cambiado el proceso de la locución comercial?

MF. El talento sigue muy desprotegido. Ha cambiado y a la vez no lo ha hecho mucho. Con las marcas comerciales tú te firmas como voz de ellos y te comprometes a no trabajar con la competencia, pero ellos no se comprometían a nada contigo.

Tú les firmas la exclusividad, les cedes a veces tus regalías y luego, si ellos deciden cambiarte, te enteras hasta que ves el mismo comercial al aire con otra voz.

Lo que sí ha cambiado es la exigencia de los creativos, ahora quieren que un comercial suene menos profesional y no buscar voces que ya estén posicionadas, aunque tengan prestigio. No sabes cuántos influencers coucheo yo, porque las marcas quieren a alguien natural, pero el equipo de manejo me dice: ‘necesitamos que lo ayudes para que tenga un mejor control de su voz, dicción, que sepa leer’… entonces sí querían a un profesional.


Merca 2.0 – Cmo actor de doblaje, ¿cuáles son los retos que enfrentas?

MF. En el doblaje es como en la publicidad. Si antes no podías decir que eras la voz de una marca, de un producto o de un personaje, hoy menos. Hoy puedo grabar una película para Disney, mañana me pueden hacer un llamado para doblar a Will Smith y después no sé, nunca se sabe.
Es una profesión muy bonita, pero también es muy mal pagada en México. Si el actor original gana 10 millones por su última película, muchos pensarían que el actor de doblaje ganaría al menos el 1 por ciento de ello, o regalías, pero nunca es así.

Otros artículos exclusivos para suscriptores