x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Media People: Alejandro Ramos Marín

Alejandro Ramos, a pesar de ser de la “vieja escuela” de la TV en México, reconoce grandes oportunidades de desarrollo

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Nombre: Alejandro Ramos Marín

Empresa: Ikarus

Twitter: @ESTATUS

Formación: Licenciatura en Comunicación en la UAM

¿Cómo empezó tu carrera como comunicador?

Alejandro Ramos: Desde que yo tenía ocho o 10 años, iba muy seguido a la casa de la señora Ofelia Guilmáin, la gran actriz española. Ella vino a México y era muy amiga de mi mama. Una vez me tocó ver cómo le hacían una entrevista en su casa de Coyoacán, con una unidad móvil de televisión. Al ver los equipos, las cámaras, luces, microfonistas, dije: “yo a esto me quiero dedicar”. Al salir de la preparatoria, tuve la gran oportunidad de trabajar con don Luis de Llano Palmer, uno de los iniciadores de la televisión en México. Ése fue el inicio, de ahí me quede más que enamorado de la TV. De ahí me fui a trabajar a canal 13 de 1980 a 1990. En 1981 me invitaron a ser socio de Ikarus. La productora tenía muy poco tiempo de formada y a los pocos meses me invitaron a ser socio.

¿Qué me puedes comentar de los 40 años de Ikarus y de tu programa Estatus?

AR: El pasado dos de febrero cumplió 40 años de diseñar, producir y comercializar series de televisión. Hemos hecho largometrajes, videoclips. Pero lo que más hemos hecho son series de TV. Dentro de toda esta generación de contenidos, en 1996 surge CNI, el viejo canal 40, y necesitaba patrocinadores. Entonces nos preguntábamos, ¿cómo involucramos a las marcas? Y decidimos que lo podríamos hacer con un detrás de cámaras de sus lanzamientos y campañas. Así que creamos este programa sobre publicidad, al que se nos ocurrió ponerle 17.65 Publicidad. ¿Por qué un nombre tan raro? Quiere decir el 15 por ciento de comisión de agencia, más el IVA; eso era lo que cobraban las agencias. De pronto, CNI se metió en problemas y nos quedamos sin aire. Mientras tanto, pudimos entrar al canal 52 MX. Ahí decidimos que ya no le podíamos poner 17.65 porque ya sonaba muy viejo. Así que le pusimos Estatus. ¿Por qué? Es una palabra que se usa mucho en publicidad: ¿Cual es el estatus de tal campaña, el estatus de la filmación? En 2001, 2002 nos buscaron en Televisa y nos abrieron un espacio. Aún seguimos con el programa, estamos empezando nuestro vigésimo cuarto año y en mayo o junio vamos a cumplir mil programas al aire. Es algo increíble. Muchas personas nos dijeron que ese tema se iba a acabar muy pronto. Pero no, yo creo que nunca se va a acabar la publicidad. Siempre habrá de qué hablar.


No nada más es fumarse algo, escribir cuatro líneas y con eso ya se hizo una campaña. Hay investigación, retroalimentación, insights que se convierten en una estrategia y una ejecución.


¿Cómo ha sido la evolución de la producción independiente de TV dentro de México?

AR: Hay dos partes. Una muy buena es que hay más plataformas y ventanas, con esto pueden tener más trabajo las independientes. Pero hay otra parte muy dolorosa. Se había logrado que no solo los amigos de los funcionarios hicieran series en los canales gubernamentales, gracias al Sistema Público de Radiodifusión. Ese organismo independiente nos daba trabajo a 64 casas productoras independientes. Había más de 270, 280 capítulos de media hora al año, series muy buenas hechas por cineastas súper profesionales. Pero cuando llegó el nuevo gobierno, se acabó esa producción.

¿Cómo ves el futuro de las productoras independientes y el futuro de Ikarus?

AR: El futuro es bueno, porque cada vez tenemos más ventanas. Claro, la situación ha sido desgastante para muchas casas productoras. Pero creo que es un gran momento para ponernos las pilas y seguir buscando oportunidades. Yo creo, yo veo que sí se puede seguir produciendo. Mi intención con Ikarus es, si ya cumplió 40 años, al menos poder cumplir otros 20. Yo espero que sí aguante.

Otros artículos exclusivos para suscriptores