En los últimos días hemos seguido reportes de países que buscan reactivar sus economías e impulsar los negocios. Estadas Unidos es uno de ellos, por lo que diversos sectores buscan establecer las condiciones ideales para poder antever la demanda del consumidor. McDonald’s es una, aunque se ha visto empujada a realizar ajustes que dejan una sensación preocupante.

Así lo externó recientemente el propio CEO de la firma con base en San Bernardino, California, Chris Kempczinski. En entrevista con Business Insider, el ejecutivo declaró que están monitoreando el suministro en la industria cárnica “literalmente hora por hora”.

El problema, de acuerdo con Kempczinski es que los productores han advertido un importante riesgo de enfrentar escasez en los suministros de carne en territorio estadounidense debido al riesgo que existe en las plantas procesadoras derivado de la pandemia del coronavirus.

Un ajuste que afecta al consumidor

Según los informes de prensa, diversas empresas del sector acusan que las condiciones actuales no permiten que se reinicie por completo el abastecimiento de carne, esto pese a la orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump.

En respuesta, McDonald’s dijo que está modificando sus procesos para abastecer a toda la red de restaurantes que se preparan a robustecer el servicio a medida que la gente comience a salir a las calles. Desde esta semana, la compañía comenzó a limitar la asignación de su suministro de carne de hamburguesas, tocino y salchichas. El ajuste se refleja en que los establecimientos ya no pueden solicitar los productos que estiman que necesitarán, ahora McDonald’s decidirá la cantidad a enviar a cada unidad.

La compañía busca anticiparse a lo que enfrentó en Francia, donde hace unas semanas se reaperturaron sus establecimientos y pronto enfrentaron un saturación de clientes, por lo que fue complicado satisfacer la demanda, no sólo por la cantidad de gente, sino porque Europa también enfrenta problemas par reactivar las cadenas de valor.

Entonces, en Estados Unidos se pueden enfrentar a una situación similar dependiendo de la densidad poblacional donde estén instalados sus restaurantes. El claro desabasto de carne puede resultar en que los clientes se presenten al drive-thru a comprar sus hamburguesas, no puedan hacerlo. Es como lo plantea Chris Matyszczyk, de Howard Raucous LLC en un artículo en Inc., esto demuestra la importancia que implica “la interconexión en los negocios”, pues pocas empresas son autosuficientes por lo que dependen de proveedores y sus capacidades de entregar las mercancías.

Igualmente plantea el porqué McDonald’s podría enfrentar el reto de no poder responder a la demanda del consumidor. Sostiene que este tipo de establecimientos “simbolizan un retorno a lo familiar, la creencia de que nada ha cambiado fundamentalmente”.

Tiene razón, lo vimos en Francia y probablemente lo veremos en otros países a medida que recuperen cierta normalidad, como México. En ese sentido, todas las marcas de restaurantes de fast-food como Burger King, KFC, Pizza Hut, Domino’s Pizza, Chipotle, Buffalo Wild Wings, entre otras, deben estar atentas y preparar estrategias de distribución para poder atender a los clientes una vez que puedan salir con mayor frecuencia a disfrutar de este tipo de alimentos.

La carne es un verdadero problema

Si bien, un reporte de Business Insider señala que por el momento es posible abastecer las cerca de 14 mi piezas de carne necesarias para abastecer la demanda en Estados Unidos, se advierte que esto no garantiza que pueda mantenerse en el mediano plazo.

En ese sentido se expone que firmas como Smithfield Foods y Tyson, proveedores de McDonald’s ya señalaron las probabilidades de enfrentar escasez del producto argumentando que “la cadena de suministro de alimentos se está rompiendo” debido al cierre generalizado de las instalaciones debido al nuevo coronavirus.

Una citación que también preocupa a los especialistas. “No diría que el sistema alimentario se está rompiendo, pero al menos el sector de la carne está en una situación realmente grave y crítica en este momento. (…) Las posibilidades de que haya disponibilidad limitada han aumentado, y dependerá mucho de dónde vivas”, dijo ayson Lusk, jefe del Departamento de Economía Agrícola de la Universidad de Purdue, citados por USA Today.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299