La segmentación ha sido una práctica inherente para el mercadólogo, en primera instancia se establece una separación entre género, edad, poder adquisitivo, etcétera.

Sin embargo, con el auge de las nuevas generaciones, las tendencias se han transformado radicalmente en el mercado.

Los términos masculino y femenino se deben utilizar de forma cuidadosa ya que pueden resultar “discriminatorios” en ciertas condiciones.

Para ser más prácticos se puede mencionar el caso de Yoplait México y su comercial de hace un par de años. En él, un grupo de mujeres canta y baila en una taberna al estilo Piratas del Caribe, con una letra que se refiere a características propias de lo “femenino”, lo que causó un gran revuelo por considerar que el género es irrelevante.

Imagen: Bigstock

Así las marcas encontraron en la tendencia una oportunidad de posicionarse en un nuevo nivel. Entre los ejemplos más claros se sitúan diversas firmas de maquillaje y ropa, dos de los segmentos más enfocados justamente en las diferencias de hombres y mujeres.

Cambiaron radicalmente su comunicación y productos. Levi’s es una de ellas, generando en gran medida ropa que queda perfecto para ambos sexos.

Maybelline o Covergirl funcionaron en el mismo sentido. Un estudio de J. Walter Thompson detectó de forma más precisa la tendencia, detallando que el 56 por ciento de los consumidores entre 13 y 20 años de edad afirmó usar pronombres neutros.

Más de un tercio de la Generación Z destacó estar convencido de que el género ya no define a una persona como solía hacerlo.

Desde Llorente & Cuenta desarrollan que la tendencia es tan trascendental que incluso en el sector juguetero, las marcas están motivando a los pequeños a jugar con aquellos artículos que les hagan más felices y no con los que el enfoque más conservador de los géneros les tenía reservados hasta ahora.

Las marcas que no se aferran a lo tradicional, buscando una estrategia con más de lo mismo son las que sobreviven. De ahí que la mayoría eligiera transformar su enfoque por completo, con gran éxito.