Marks and Spencer no va a desaparecer, pero… no tiene buenas noticias

Internacional.- En todos los mercados donde opera y tiene pérdidas, la cadena textil británica Marks & Spencer (M&S) cerrará sus tiendas. Son 53 en total, distribuidas en China, Francia, Bélgica, Estonia, Hungría, Lituania, Países Bajos, Polonia, Rumanía y Eslovaquia. Ante los rumores, el CEO Steve Rowe dijo: “M&S no va a desaparecer”.

Con pérdidas del orden de los 55 millones de dólares en el último ejercicio financiero, Marks & Spencer decidió que debe reestructurar su posicionamiento global. “Proponemos el cierre de las 53 tiendas propias en 10 mercados, incluyendo siete en China, siete en Francia y todas las existentes en Bélgica, Estonia, Hungría, Lituania, Países Bajos, Polonia, Rumanía y Eslovaquia”, dijo la compañía en un comunicado este lunes.

El cierre de estos puntos de venta significa, en términos de empleo, la baja de unos 2.100 puestos de trabajo. Las indemnizaciones, más el costo del cierre de los locales, le demandarán a la compañía inglesa entre 190 y 250 millones de dólares.

El ajuste no termina aquí. En paralelo, la cadena británica confirmó que simplificará sus oficinas en Reino Unido, lo que significará un recorte de otros 525 empleos. Esto ya había sido anunciado en septiembre y tiene que ver con cerrar 60 de los 304 establecimientos dedicados a la venta de ropa y hogar en ese país.

La estrategia de marketing es sumar presencia en el negocio de los alimentos con la apertura de 200 tiendas “Simply Food” hasta finales del ejercicio 2018/19. “Durante los cinco próximos años transformaremos nuestra presencia en Reino Unido con unas 60 tiendas menos de ropa y hogar, mientras seguimos aumentado el número de tiendas de productos de alimentación”, destacó Steve Rowe, consejero delegado de M&S.

Barranca abajo

La reestructuración llega porque las cuentas del primer semestre de 2016 son pésimas. Obtuvo un beneficio neto de 21 millones de dólares, una cifra un 90 por ciento inferior al resultado del mismo periodo del ejercicio 2015.

Para algunos, el problema de Marks & Spencer no tiene que ver simplemente porque se haya extendido demasiado a muchos mercados, sino con un tema de moda. Los analistas sostienen que su indumentaria no se vende porque se ha quedado en el tiempo, sin la necesaria modernización de sus diseños.

Ante los temores de que la marca de ropa M&S se iba a dejar de vender (como había surgido un rumor), Rowe dijo: “M&S no va a desaparecer”. “En el futuro, tendremos tiendas más inspiradoras en lugares donde los clientes quieran comprar y que se complementarán con nuestra creciente oferta digital. Son decisiones difíciles, pero es vital para construir un futuro más simple, más relevante, multicanal y que se centre en lograr rendimientos sostenibles”, apuntó según publicó The Drum.


SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299