Marketing y memes, ¿la fórmula ganadora?

Foto: Bigstock

Una de las estrategias por las que más apuestan los estrategas de publicidad y mercadotecnia en la actualidad, es el marketing digital, a tal punto que su inversión en el mundo alcanzaría los 229 mil 250 millones de dólares este 2017, de acuerdo con proyecciones de eMarketer.

Gran parte del impulso de las estrategias digitales es gracias a un elemento clave: las redes sociales. El número de usuarios en social network podría alcanzar los 2 mil 510 millones a nivel mundial para este año.

Por ello es que las empresas buscan la mejor manera de presentar sus mensajes en ellas y, de acuerdo con “La investigación de la comunicación y su incidencia social”, de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación y la Universidad Autónoma de Coahuila, reveló recientemente que los memes hacen que el contenido llegue a un mayor número de espectadores. Especialmente los jóvenes tienen inclinación al verlos, 38 por ciento de quienes tienen alto nivel de participación en redes sociales.

Y es que los memes presentan caraterísticas positivas para que el contenido se presente de una manera afín a los usuarios de redes sociales. Se trata de elementos graciosos que generan viralidad y por tanto, una exposición enorme para el mensaje que una compañía quiera brindar.

La experta Carolina Samsing, directora de Marketing para HubSpot LATAM, los define como:

Una imagen con texto, video, etcétera, conocido popularmente, la gente se apropia de eso y emite un mensaje

Sin embargo, como todos los elementos al alcance de los estrategas, tiene sus puntos complejos. El problema con los memes es que no son predecibles, no existe una fórmula para hacer que un contenido sea viral o no, gracioso o no, depende de lo que los usuarios piensen y es variable.

Ante esto, Samsing recomienda que cuando se generen memes, se cumpla con tres características fundamentales:

  1. Hacerlos al medido tiempo, en el momento correcto y colocar el mensaje como oportuno, no como atrasado.
  2. Ser justo con el balance, que vayan acorde con el público objetivo y el tono de la marca
  3. Entender bien que el meme funcione de la manera que se quiera implementar.

Lo que juega en contra de las estrategias con memes es que algunas marcas forzan el contenido, en el momento incorrecto y esto cae en interacciones negativas con los usuarios de redes sociales.

Foto: Bigstock

Aún así, las estrategias que se arriesgan y que implementan este elemento en sus estrategias, pueden ganar mucho con ellos.

Así lo respalda Samsing: “lo recomiendo siempre y cuando se entienda cuál es el público objetivo y si le gusta ese tipo de contenido, y que impacte en lo que llamamos las métricas de vanidad, ya que no se debe enfocar en los likes o millones de followers y que ninguno de esos se convierta en un cliente potencial, oportunidad de venta o en algo que al final me lleve a obtener un retorno de lo que estoy haciendo”.

Los estrategas, entonces, deben atender esta como una posibilidad que puede incrementar la exposición de sus campañas en digital, siempre que se atiendan los elementos clave para enfocarlas correctamente.