Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Marketing post-votación

Luego de un mes de las elecciones presidenciales en México, el ánimo de la industria mantiene una dualidad.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
INE

Millones de mexicanos se dieron cita en las urnas para elegir al próximo presidente y ahora sabemos que será Andrés Manuel López Obrador quien será el encargado de guiar al país durante los siguientes seis años.

Intentar predecir los resultados que puede tener esta administración es arriesgado, más cuando todavía restan cuatro meses para que la toma de poder sea oficial. No obstante, lo que si queda claro es que el cambio de gobierno es un fenómeno que tiene impactos en la industria, mismos que se reflejarán en los planes de negocio así como en la relación que desde ahora se construye con el consumidor final. “Los cambios de gestión en los gobiernos democráticos suelen provocar ciertas desconfianzas en algunos sectores, pero en esta ocasión y tras las elecciones, podemos afirmar que el mercado mexicano sigue un rumbo favorable. La producción y el consumo no se han detenido, todo el mecanismo de la economía mantiene una dinámica saludable y nos inclinamos por pensar que esta tendencia no va a cambiar cuando menos hasta el primer semestre del 2019”, señaló Daniel Rodríguez, VP de Symphony RetailAI en México y Centroamérica.

Expectativa, la característica…

Las diferentes propuestas puestas sobre la mesa en tiempos de campaña así como las situaciones macro que están aún lejos de definir como la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte o la relación con Estados Unidos, hicieron que la expectativa fuera la constante, sentimiento que por momentos se convirtió en incertidumbre.

Luego del darse a conocer el resultado de los comicios un clima de cierta calma y certeza. Cierta confianza podía leer se en los mercados. De acuerdo con el Banco de México, a poco menos de una semana de la jornada electoral, el dólar cerraba el 6 de julio en 19.07 pesos.

Los mesurados movimientos del tipo de cambio durante y después de las elecciones resultaron clave para la postura que tomó el sector empresarial ante los resultados electorales por que tal y como indica Alberto Carreón, director general de Axis, se trata de una variable de suma importancia para la edición de inversiones tanto a nivel interno como externo, además de tener un “impacto directo en los precios hacia el consumidor, ya que la actividad productora en muchos casos depende de esta variable en términos de costo de producción y por ende de la fijación de precios de los bienes y servicios”.

De esta manera, hemos visto como muchas empresas han asumido una postura de colaboración con el gobierno entrante, en donde se mantiene la promesa de inversiones en diversas sectores. Esto debería activar el sector de la mercadotecnia y la publicidad.

…Incertidumbre, la constante

No obstante, es justo decir que la incertidumbre es el escenario que en mayor o menor medida reina. Aún cuando se sabe el nombre del siguiente presidente, los meses por venir serán cruciales para garantizar ese entorno de estabilidad para la industria en el mercado mexicano.

El proceso de transición será vital, en donde el reto estaría para las agencias que se enfrentarán a marcas con la necesidad de hacer crecer su valor con presupuestos cautelosos y ante consumidores expectantes de lo que será el siguiente gobierno.

Luis Machorro, director general de McCann Worldgroup México.

“Las elecciones presidenciales son una de tantas coyunturas que enfrentamos a la hora de construir el valor de una marca. La capacidad de adaptación y la flexibilidad ante un entorno incierto, tendrán un rol fundamental en un momento en el cual se pondrá a prueba la lealtad de los consumidores”, afirmó Luis Machorro, director general de McCann Worldgroup México.

Lo que queda para marcas y agencias

Definir ahora el sentimiento del consumidor y de la industria ante un nuevo gobierno es complejo; han pasado apenas un mes de los comicios y muchos aspectos de la agenda del presidente entrante aún no quedan claros.

No obstante, debe entenderse el sentimiento encontrado que reinó en las urnas; una combinación de hartazgo y esperanza definieron el resultado.

Estos sentimientos sin duda llegarán tarde o temprano con especial énfasis al mundo de las marcas, en donde construir valor será clave.

Para mantenerse a flote ante la incertidumbre, las agencias deberán ayudar a sus marcas a generar sensibilidad sobre su consumidor, aspecto que desde ahora es una gran área de oportunidad. Recordemos que un reporte firmado por Danaher apunta que sólo el 16 por ciento de los vendedores creen que son realmente sensibles a las necesidades de sus públicos meta.

La presión que esto demanda obligará a tomar un rol mucho más selectivo tanto entre agencias como entre anunciantes, que ofrezca mayores garantías de rentabilidad.

Ante ánimos polarizados, decidir qué batallas luchar, en dónde y para qué no deberá tomarse a la ligera, toda vez que un modelo mucho más estructurado permitirá ver con claridad los retos, pero sobre todo las oportunidades que el cambio de gobierno trae consigo.

Otros artículos exclusivos para suscriptores