Cifras de eMarketer, proyectadas por Statista, prevén que este año se inviertan 642.86 mil millones de dólares en publicidad y marketing en el mundo, considerando medios digitales (desktop/laptop, mobile y otros dispositivos conectados a internet), revistas, periódicos, medios exteriores, radio y televisión).

Los estrategas inmersos en estas industrias deben entender al 100 por ciento la teoría para una práctica que derive en estas cifras, por ello es necesario conocer a la perfección las leyes teóricas que las acompañan.

Una de las Leyes del marketing es la de enfoque, el principio más poderoso, que consiste en colocar una palabra en la mente de los clientes.

Es decir, encontrar la manera de apropiarse de una palabra en la mente del consumidor, que cuando el cliente piense en esa palabra la relacione automáticamente con la marca.

Una simple y de uso cotidiano, no una complicada ni inventada. Aunque suena sencillo, en realidad pocas compañías lo consiguen, pero vale la pena intentarlo.

Sobre todo, cuando se trata de una marca el líder, que es la que generalmente se adueña de la palabra, y la que defina la categoría.Por ejemplo, papa y Sabritas, pañuelos y Kleenex, entre otras. Entonces la marca deberá enfocarse en una palabra que la defina, coloque y por tanto, le brinde un espacio en la mente del consumidor.

Los expertos, como Andrew Newberg y Mark Robert Waldman, autores del libro “Words can change your Brain”, concluyen que son tan poderosas para la mente humana que pueden determinar una compra.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299