¿Qué pueden hacer ciudades sin atractivos para promocionar su marca? Cosas como éstas

Una de las estrategias más comunes de las ciudades para atraer turismo receptivo es a través de acciones del tipo: “la pizza más larga del mundo” o “el taco más grande”.

Imagen: Twitter de @laurmachado
Imagen: Twitter de @laurmachado

El turismo es clave en la economía mundial. Con buen marketing, algunos países generan millones de divisas gracias a la visita de viajeros. México, por ejemplo, durante 2016 y por tercer año consecutivo, reportó niveles récord en llegada de turistas extranjeros –34.9 millones– e ingreso de divisas –19.570 millones de dólares–, según informes del Banco de México.

Basta dar este ejemplo para entender la importancia del turismo: de acuerdo con un informe sobre la balanza de pagos del mismo banco central, el derrame económico de los turistas internacionales superó los ingresos generados por las exportaciones de productos petroleros por vez primera en 19 años.

México logra eso porque tiene un gran potencial en materia de atracción turística: desde playas paradisíacas y diversión nocturna, hasta valiosos restos arqueológicos son un imán para los viajeros. Además, tiene muy buen marketing y está situado comparativamente cerca de grandes emisores de turistas, como Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, este escenario no es tan fácil de replicar en pequeños estados o ciudades, donde las bellezas naturales no son sustancialmente atractivas, lo mismo que la oferta histórica.

Entonces, ¿qué hacen?: “Fiestas para el Guinness”. Sí, organizan celebraciones que tienen algún sustento histórico y llevan al extremo cuantitativo algún evento, al “venderlo” como “el más grande”, “el más largo”…

Ejemplos

Para entenderlo, veamos tres ejemplos de Argentina:

La ciudad de Almafuerte, en la provincia de Córdoba, organiza desde hace unos años una particular fiesta donde la pizza es el eje de la convocatoria. Con el eslogan “Almafuerte, capital de la Pizza Argentina más larga”, el municipio y otros organismos y comercios organizan la preparación de una pizza que, en 2017, fue de 60 metros de largo. ¿El objetivo? Atraer turismo y ayudar a entidades de bien público.

Foto: Municipalidad de Almafuerte.
Foto: Municipalidad de Almafuerte.

En Villa María, otra ciudad de la misma zona argentina, asegura que sirven “el locro más grande del mundo”. Para el Día de la Independencia del país (9 de Julio), cocinan este tradicional guiso a base de zapallo, porotos, maíz y papas para multitudes. En la última edición, prepararon 10 mil porciones. El evento nació con el Bicentenario de la Revolución de Mayo, en 2010, y generó tanto turismo que continuó.

En San Antonio, una pequeña localidad serrana cercana al polo turístico de Villa Carlos Paz, también tienen su fiesta “estilo Guinness”. Se trata del Festival Nacional del Choripán, donde hacen el tradicional sándwich argentino (chorizo parrillero asado que se sirve entre dos trozos de pan) más largo del mundo. “Los vecinos de San Antonio de Arredondo volvieron a romper un récord y llegaron a cocinar y armar un choripán de 164 metros”, publicó La Voz.

En tu país, seguramente hay decenas de fiestas o eventos de este estilo que te vienen a la memoria.